“Arenas no puede estar en esta nueva etapa como parte activa”

José Ortiz, secretario general del PP en el Senado, aboga por la “renovación” y por mantener la “unidad” tras el cambio de testigo en la presidencia nacional del partido

José Ortiz y Pablo Casado (Foto: Javier Moreno)

Su apoyo incondicional a Pablo Casado –fue de los pocos alcaldes de Andalucía en respaldarlo en las primarias– le ha valido su ascenso a la secretaría general del PP en el Senado. Y, de paso, ha orillado a Javier Arenas, que se posicionó junto a Sáenz de Santamaría. José Ortiz, regidor de Vejer de la Frontera (Cádiz), defiende la «unidad» tras el cónclave popular, aunque también la «renovación» porque «todos los días hay que levantarse con ánimo de mejorar».

–Su nombramiento como secretario general del PP en el Senado tiene muchas lecturas. ¿Cuál es la suya?

–He tenido el honor de que el presidente nacional confíe en mí para esta responsabilidad. Siempre hemos defendido la renovación, la unidad y la ilusión. Los cambios son necesarios y positivos, y en este caso Pablo Casado ha considerado que yo sea, junto a mi compañero y amigo Ignacio Cosidó, el que lidere esta nueva etapa en el Senado. A partir de ahora la unidad va a estar muy presente, así que en el comité de dirección están Javier Arenas y José Manuel Barreiro. Recientemente convocamos el primer comité, muy amplio y en el que se da cabida a comunidades autónomas y a senadores con experiencia en distintas áreas.

–¿Ha dejado heridas el reciente cónclave popular?

–Todo lo contrario. Es verdad que este partido es la primera vez que afronta un proceso de elección interna de un presidente en un congreso. Es cierto que teníamos la amenaza de lo que ha pasado en el PSOE. Todos vimos las peleas internas que hubo en Ferraz. En el PP ha habido un debate sereno en el que cada candidatura ha defendido sus legítimas aspiraciones y su proyecto. Ahora está aumentando el número de afiliaciones y las encuestas nos dan un repunte. Dije desde el principio que Pablo era el que unía. Sabíamos que podía haber un choque de trenes entre las candidaturas de las compañeras Cospedal y Sáenz de Santamaría, así que Pablo representaba la unidad. Al final Cospedal y Margallo se incorporaron al proyecto de Pablo y ahí está su ofrecimiento a Sáenz de Santamaría, con un hueco vacío en el comité ejecutivo para ella.

–Sustituye en el cargo a Javier Arenas, un histórico del PP andaluz.

–He tenido una charla bastante distendida con él. Javier es compañero y amigo. Estuve en la secretaría general del Grupo Popular en el Senado y me puso al día de las cuestiones que están en trámite. Después nos fuimos a la reunión del consejo de dirección, donde hizo aportaciones y expresó su agradecimiento por la confianza que hemos depositado en él, nombrándolo portavoz adjunto. Mi objetivo como nuevo secretario general es mantener todo lo bueno que hay, que es mucho, y mejorar todo lo que se pueda porque en esta vida todo los días hay que levantarse con ánimo de mejorar.

–¿Su salida del cargo es consecuencia de su apoyo a Sáenz de Santamaría?

–No ha sido castigado, de hecho ha sido nombrado portavoz adjunto. Cada uno tiene sus legítimas aspiraciones. Considero que es una persona que ha aportado mucho a la vida política en Andalucía, donde ha conseguido los mejores resultados. Sí es verdad que, tal y como ha manifestado, va a seguir activo en política. Entendemos que ahora tiene que estar en otras responsabilidades y no estar en esta nueva etapa como parte activa, tan visible.

–¿Vio clara la victoria de Casado desde el principio?

–No me negaba a apoyar a ningún candidato. Estábamos hablando de renovar el partido, de corregir errores, personas que han estado tan activas y con responsabilidades tan altas no podían afrontar esta nueva etapa. Son necesarias para sumar, porque aquí no sobra nadie. Pero hacía falta una persona joven, con un nuevo impulso y preparada para afrontar los nuevos retos. Lo apoyé desde el principio, creí en él. Pablo ha tenido en frente al aparato del partido. Tuvo 19.000 votos de militantes del partido. Esto era una victoria clara. En la segunda parte del congreso se vio claramente que fue el que lideraba los debates y hablaba de la regeneración. También hay que hacer autocrítica, porque para llegar donde hemos llegado nos hemos equivocado todos. Pablo ha hablado claro. Defendemos las ideas del PP sin complejos, esas mismas ideas que nos llevaron a ganar elecciones por mayoría absoluta.

–Todo ello frente una dirección regional que apoyaba a Sáenz de Santamaría. Erais pocos los que os vinculasteis al proyecto de Casado en el sur.

–Le comuniqué a mi presidente provincial y al regional mi decisión de apoyar a Pablo. Me dieron total libertad y no he tenido ningún tipo de crítica hacia mi posicionamiento. Sí pienso, y así lo he dicho, que la dirección provincial y regional tenían que haber estado al margen en cuanto al apoyo a candidatos tan públicamente, como lo han hecho con Sáenz de Santamaría. Una estructura provincial o regional no puede trabajar con una candidatura. Al final imperó la razón y ahora estamos todos a una.

–¿Qué escenario se abre ahora en el PP andaluz con unas elecciones autonómicas cada vez más cerca?

–Tengo mis dudas sobre la fecha de las elecciones autonómicas porque el PSOE andaluz no está muy bien en las encuestas. Si fueran favorables ya las habría publicado. Tenemos que trabajar todos a una con Juanma Moreno para que sea el próximo presidente de la Junta. Tiene mucho que aportar al partido y a Andalucía. Tiene un aval muy importante, y es que tiene a un presidente nacional renovado, con unas ganas increíbles de trabajar y si unimos su ilusión a una candidatura potente de cara a las elecciones andaluzas, si sabemos administrar eso, Juanma será presidente de la Junta.

–Dijo que dejaría de ser senador en septiembre. El PSOE ya ha pedido su dimisión por «coherencia».

–Soy un senador por la provincia de Cádiz. Manifesté mi intención de continuar en la Alcaldía de Vejer de la Frontera. El ambiente electoral estaba bastante complicado a nivel nacional y decidí centrarme en la Alcaldía. Durante este tiempo que he estado como senador y alcalde Vejer no ha estado desatendida porque me he hartado de trabajar. Mi familia así lo ha padecido. Al nuevo presidente nacional no se le puede decir que no a nada y he decidido continuar. ¿Cómo voy a compaginarlo? Levantándome a las cuatro de la mañana para ir a Madrid. El pueblo de Vejer me lo ha agradecido. Su alcalde tiene una alta responsabilidad en la ejecutiva nacional y en el Senado y los vecinos ven que esta etapa puede ser buena para Vejer.

–El hospital de La Janda está construido y sigue sin abrirse. ¿Cuándo podrá dar servicio?

–Las últimas obras están en marcha. La consejera ha sido leal en todo momento. El hospital se va a abrir este año, en el último trimestre.