Actualidad

La Junta denuncia que han desaparecido casi dos millones de vacunas de la gripe

El gobierno andaluz cifra en seis millones el coste de estas dosis e insta a los anteriores responsables de Salud a aclarar su paradero y a decir «quién dio la orden política de inflar las estadísticas»

El gobierno andaluz cifra en seis millones el coste de estas dosis e insta a los anteriores responsables de Salud a aclarar su paradero y a decir «quién dio la orden política de inflar las estadísticas»

Publicidad

El caso de las «vacunaciones fantasma» del anterior gobierno socialista sumó ayer un nuevo eslabón: un total de 1,8 millones de dosis de vacunas de la gripe «desaparecidas» en la última década. Así lo denunció el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno. El dato es fruto de la investigación interna que está llevando a cabo la Consejería de Salud, concretamente la inspección de los servicios sanitarios, que ya arrojó una primera conclusión: desde el año 2012 las tasas de vacunación de la gripe fueron «infladas» deliberadamente por parte de los anteriores responsables de la Junta para que la comunidad autónoma liderara estos registros.

Se trata de vacunas, tal y como apuntó Bendodo, que no llegaron a ponerse a los pacientes y que tampoco se devolvieron. El importe total de las mismas ascendería a seis millones de euros. Según los datos de la investigación, en diez años se compraron 12,6 millones de dosis, de las que se pusieron 9,5 millones y fueron devueltas 1,2. «La suma no cuadra y hay 1,8 millones de dosis que no aparecen, no han sido puestas ni devueltas y el Servicio Andaluz de Salud no sabe dónde están», subrayó el consejero.

De momento, la Junta está buscando las facturas y se analiza cómo funcionaban las cadenas de distribución. Además, Bendodo instó a los anteriores consejeros de Salud a aclarar el paradero de estas dosis y a identificar a la persona que «dio la orden política de inflar estas estadísticas». Se trata, a su juicio, de un asunto de «máxima gravedad» y el Gobierno andaluz llegará «hasta las últimas consecuencias» para aclarar lo sucedido. «Los andaluces se merecen un Gobierno transparente y que diga la verdad», dijo en relación a las denuncias sobre la anterior etapa socialista.

Sobre la posibilidad de acudir a los tribunales, Bendodo aseguró que se trata de una decisión que corresponderá al consejero de Salud, ya con las conclusiones en su mano de la investigación abierta.

Publicidad

Por su parte, el PSOE-A criticó que el Gobierno andaluz «sigue mintiendo de manera obscena y con total falta de ética» en este asunto. El portavoz del grupo socialista en el Parlamento, José Fiscal, achacó la acusación del Gobierno andaluz a su «desesperación por intentar tapar que hay cientos de profesionales sanitarios protestando en la calle por los recortes en los hospitales y centros de salud del SAS». «Bendodo y Aguirre deberían vacunarse contra las mentiras, a ver si dejan de manipular y se ponen a trabajar para que los andaluces tengan el sistema sanitario público que merecen», agregó.

Asimismo, preguntó a Bendodo por los datos oficiales de la campaña de vacunación de la gripe 2018-2019 en Andalucía, ya que «existen serias dudas sobre la gestión del actual Ejecutivo andaluz».

Publicidad

Junto a ello, insistió en que «el verdadero problema» de la sanidad pública andaluza son los «recortes» del gobierno de PP y Cs, que sigue en su «estrategia de desmantelamiento del sistema para favorecer su privatización». En este sentido, recordó que los sindicatos médicos han alertado de la orden que habría dado el Gobierno de no cubrir bajas ni permisos del personal del SAS, lo que pone «en serio peligro la salud de los andaluces», y que el sindicato Satse ha denunciado la falta de personal de enfermería en los centros para llevar a cabo la campaña de vacunación de la gripe.

Un 15 por ciento más de dosis y 3,7 millones de inversión

La Consejería de Salud presentó ayer un informe al Consejo de Gobierno con motivo del inicio de la campaña de vacunación contra la gripe, con 1.370.656 dosis previstas, lo que supone un incremento del 15% respecto al ejercicio anterior. La inversión que ha realizado la Administración autonómica para la adquisición de estas vacunas es de 3,7 millones de euros, que se administrarán en 1.500 puntos de toda Andalucía. La campaña se prolongará hasta febrero o marzo de 2020 según las necesidades asistenciales. Los beneficiarios de estas vacunas son todas las personas a partir de los seis meses, con especial atención a embarazadas, personas inmunodeprimidas, menores y mayores de 65 años.

La novedad de este año es que se han incluido en los grupos diana de la vacunación antigripal a los menores entre los 6 meses y los 2 años con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación, a personas con trastornos de coagulación y al personal de las oficinas de farmacia. Se aprovechará la vacunación antigripal para vacunarse frente a neumococo.