Málaga se reivindica como capital económica

La Razón
La RazónLa Razón

Los epicentros de las dos Andalucías, la occidental y la oriental, sufrieron una fuerte sacudida el pasado lunes. El reparto de los Presupuestos Generales del Estado confirmaba que el golpe más duro se lo llevaban las dos principales capitales. La traducción es que Sevilla no podrá completar su autovía metropolitana, la SE-40, y puede olvidarse de ampliar la red de Cercanías a medio plazo; tampoco contará en esta década con la ronda vertebradora de la zona norte (SE-35). Dijo adiós además a sus opciones de contar con una conexión ferroviaria con el aeropuerto que reflote una infraestructura que ha perdido un 15% de sus viajeros desde enero. La patronal de los empresarios sevillanos, CES, habla de «penalización» a la capital andaluza, que tendrá un techo de gasto muy por debajo de sus necesidades: 123,7 millones, frente a, por ejemplo, los 157 de Almería. Entre los «imprescindibles» que han encontrado eco en el Gobierno central, está el dragado del río –cuyos más de 30 millones incluyen la partida que el año pasado no se ejecutó por las dudas medioambientales que suscita– o las conducciones del pantano de Melonares, finalizado en 2008.

En el otro extremo la capital malagueña, el zarpazo a la aportación estatal en la provincia ha reavivado el debate sobre la «capitalidad». Con rememoranzas a la histórica reivindicación catalana, la provincia alza la voz por boca de sus empresarios enarbolando su mayor contribución al fondo común. «Málaga ya está en aportación por encima de la capital política y administrativa, realmente somos la capital económica de Andalucía», advierte su presidente, Javier González de Lara, que dice querer huir de «enfrentamientos territoriales» pese a la clara alusión al resto de provincias.

Aún así, su arrebato tiene razón de ser: con una merma de 100 millones –188,5 es la aportación– deberá posponer el anillo ferroviario de Alta Velocidad en Antequera o la remodelación de la terminal Picasso del que es el cuarto aeródromo español por volumen de tráfico, así como el tercer acceso norte. Esos proyectos no reciben ni un solo euro. Nada se sabe sobre el Museo de Bellas Artes y Arqueológico.

A ello se une que 82 millones serán para el AVE a Granada, la provincia que ha recibido la mayor «lluvia» presupuestaria: 293,5 millones. Otras aspiraciones quedan reflejadas en el borrador del Ministerio de Hacienda de forma simbólica: el tercer carril de la A-7 (5.000 euros); 100.000 para la remodelación del enlace de la AP-7 a Torremolinos o 20.000 para la Biblioteca Pública estatal.

Pese a todo, el presidente de la CEM defiende que «somos solidarios, no inconscientes, y sabemos que la prioridad es mantener las pensiones y las prestaciones por desempleo». Y lanza una única petición inaplazable: la depuradora de Nerja. «Son 23 millones y dos años de ejecución para acabar con una demanda histórica de 35 años», que califica de «clave» para responder a la demanda turística.

González de Lara recalca que «la economía andaluza se ha salvado gracias a nuestro liderazgo en el turismo» y, en ese sentido, apunta a la «joya de la corona». «Marbella es la única ciudad de más de 100.000 habitantes sin conexión ferroviaria» e insiste en que «Málaga es generosa y cada euro que se invierte, lo devuelve por tres al Estado y a la comunidad».

Sobre las próximas cuentas de la Junta –a la que reclama 47 actuaciones urgentes–, avisa de que «cuando se conozcan seremos muy críticos».