Otro recital de Joaquín

El Betis remonta (3-1) ante el Levante con dos goles de Loren y el estreno de Borja Iglesias

El portuense Joaquín Sánchez /Foto: Efe
El portuense Joaquín Sánchez /Foto: Efe

El Betis remonta (3-1) ante el Levante con dos goles de Loren y el estreno de Borja Iglesias

El Betis, por fin, ya carbura. O, mejor dicho, carburó en la sexta jornada para anotarse un triunfo convincente en el Loren volvió a poner los goles aunque el fútbol, una vez más, corrió a cargo del excelso Joaquín Sánchez. El capitán, igual que el día del Leganés, lideró una remontada que deja el regusto dulce de los tres puntos y la promesa de que este equipo, en cuanto Rubi borre los frecuentes desajustes defensivos que convierten al equipo en vulnerable, posee dinamita para reventar a cualquier rival que se le ponga por delante.

La costumbre comienza a ser enojosa y, más que eso, mosqueante. Apenas transcurridos cinco minutos, se adelantó el Levante el Benito Villamarín igual que lo hicieron antes Valladolid, Leganés y Getafe: la nómina de rivales tampoco era aterradora. Lo cierto es que Vukcevic detectó el desmarque de Hernani en las anchas de espaldas de los centrales y puso un balón suave que el portugués empalmó cruzado a la red. Un golpetazo que colmaba la paciencia de la fidelísima afición, que rompía en silbidos cuando Sergio León mandaba a las nubes un remate franco para el 0-2.

El equipo de Rubi se recompuso a medida que transcurría el primer periodo, sobre todo porque el trabajo de Guardado complementaba con su dinamismo, esta vez sí, a William Carvalho, que se juntaba con los interiores para dejar los pasillos liberados a Barragán y Álex Moreno. Era el zurdo quien más percutió en la primera mitad pero sus muchos centros no encontraron rematador casi nunca, excepto una ocasión malograda por Borja Iglesias. Por la derecha, sin embargo, sí se cantó bingo al filo del descanso, tras liberar Barragán a Joaquín y embocar el envío del portuense en dos tiempos Loren, que recogió su propio rebote del palo.

El arranque de la segunda parte fue un catálogo de lo que es el Betis de la hora. Primero, la fragilidad defensiva para permitir un cabezazo franco que Morales no supo materializar. Enseguida, otra combinación fulgurante de Barragán y Joaquín, que regaló el 2-1 a Loren. El marbellí encabeza la tabla de goleadores de una Liga que a punto estuvo de ni siquiera empezar como bético. Transportado por la euforia de verse en ventaja, Borja Iglesias se estrenó como goleador al culminar una magnífica acción de Joaquín, otra vez asistente, y Canales, que lo había habilitado con un taconazo soberbio.

Los granotas amenazaron a Joel Robles en un tramo final que careció de emoción debido a los dos goles de renta que reflejaba el marcado, pero que dejó patente la facilidad con la que se le generan ocasiones a un equipo que quiso replegarse para salir a la contra con Lainez y Tello, los relevos, y que se permitió el lujo de hacer debutar al canterano Raúl, un proyecto de gran delantero. El Betis de Rubi ha despegado, o eso parece.