Actualidad

Rompiendo las costuras de la estacionalidad: 8,9 millones de turistas el segundo trimestre

El sector creció un 7,4%. Se han superado los 24,4 millones de pernoctaciones y en septiembre se rozarán los 27 millones

El sector creció un 7,4%. Se han superado los 24,4 millones de pernoctaciones y en septiembre se rozarán los 27 millones

Publicidad

El turismo es, con diferencia, la principal industria de Andalucía. Los dos últimos ejercicios ha dejado 20.500 y 21.200 millones de euros respectivamente. Un sector, incluso, que va rompiendo las costuras de la estacionalidad y con visos de crecimiento. Según la Encuesta de Coyuntura Turística del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, el número de turistas que visitó la región en el segundo trimestre de 2019 superó los 8.884.000, lo que supone un aumento de un 7,4% con respecto al mismo trimestre del año anterior. El vicepresidente andaluz y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, apuntó, en una entrevista en Europa Press, que el crecimiento del sector a final de año rondará el 3%, lo que «nos puede llevar a ir acabando con la estacionalidad y, sobre todo, a generar más estabilidad en el empleo y más PIB para Andalucía». Marín avanzó que para septiembre «nos acercaremos mucho a los 27 millones de pernoctaciones».

Los aeropuertos andaluces, según el informe de coyuntura consultado por LA RAZÓN, sumaron sólo en junio 1.533.105 pasajeros, un 8,6% más que el año anterior. De enero a junio, el total asciende a 7.245.653 pasajeros, un 10,1% que en 2018. El informe de coyuntura hotelera, por su parte, recoge 5,7 millones de alojamientos en junio, un 3,69% más y 24,4 millones en el primer semestre, un 3,85% más. El empleo fue de 44.323 personas en junio, un 2,35% y el grado de ocupación del 61,5%, un 1,66% más que en 2018. Este segundo trimestre, de los turistas que visitaron Andalucía, el 31,3% eran de la comunidad; el 27,5% eran del resto de España; el 30,6% procedían de la UE excluida España; y el 10,6% del resto del mundo, según la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad. El 82,2% llegó por vacaciones; el 10,7% para ver a familiares y amigos; el 3,3% por trabajo; y el 3,8% por otros motivos. El 66,5% de los turistas se alojó en establecimientos hoteleros. Por su parte, el 27,1% utilizó apartamento, piso o chalet –una modalidad en auge gracias a las aplicaciones de internet–, con un estancia media de 7,1 días, un 1,4% menos que el pasado año. Llegaron más turistas pero algo de menos tiempo. Málaga sigue liderando el turismo, con el 30,9% de los visitantes; seguida de Granada (14,8%), Cádiz (14,5%) y Sevilla (13,6%). El gasto medio fue de 70,1 euros por persona, un 1% más que el año pasado. Hay un salto en el gasto en función de la procedencia del turista: el turista andaluz gastó 65,5 euros por día mientras que el visitante del resto del mundo gasta 80,9 euros. La nota media de la comunidad otorgada por los turistas es de un 8,4. Sobresalen Málaga y Granada con un 8,7. Lo más valorados es el paisajes y los parques naturales, el patrimonio cultural, las infraestructuras de golf, la atención y el trato y los puertos náuticos y actividades náuticas. El vicepresidente Juan Marín apuntó a una serie de decisiones «acertadas» para explicar el crecimiento del turismo. Sin ir más lejos, Sierra Nevada abrirá este sábado un telecabina para observar las Perseidas. La oferta de asientos de avión en el aeropuerto de Málaga se incrementará un 1,8% hasta enero y en el caso del Reino Unido, el principal emisor extranjero de turistas, aumentará un 4,6%, según un informe de Turismo Costa del Sol. El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, destacó el hecho de apostar por mayores crecimientos de la oferta en temporada baja «en consonancia» con la estrategia de romper la estacionalidad. Durante la Feria de Málaga, se esperan 15.000 visitantes en siete escalas de cruceros.

«Ahora se está intentando aportar nuevos productos, tecnologías, sistemas de información permanente, proyectos nuevos para resituarnos en el mundo», señaló. «Andalucía tiene que consolidarse como turismo de calidad frente a competidores muy agresivos en precios», explicó Marín, en referencia al arco mediterráneo y el norte de África.

El punto débil del turismo es la calidad del empleo. Marín aplaudió la propuesta de CC OO y UGT para contar con un plan específico de formación en esta industria. En septiembre tendrá lugar una reunión para abordar el plan. Por su parte, el portavoz de Empleo del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Erik Domínguez, destacó que Andalucía «empieza a dejar la posición de cola en empleo y economía para ser punta de lanza».

Publicidad