El juicio contra la Mesa del Parlament por el 1-O se celebrará del 19 al 22 de noviembre

La vista oral tendrá lugar en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tan solo 24 horas después de la de Quim Torra

Anna Simó, miembro de la anterior Mesa del Parlament y acusada por desobediencia. Detrás, Joan Josep Nuet

La vista oral tendrá lugar en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tan solo 24 horas después de la de Quim Torra

El “otoño caliente” en Cataluña tiene una nueva cita judicial en el calendario. El juicio contra los miembros de la Mesa del Parlament por un presunto delito de desobediencia al permitir la tramitación de iniciativas legislativas para la celebración del referéndum del 1-O se celebrará entre el 19 y el 22 de noviembre en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, justo 24 horas después de la vista oral de Quim Torra.

De la anterior Mesa del Parlament, serán juzgados Anna Simó, Simona Barrufet, Lluís Corominas, Lluís Guinó, Joan Josep Nuet. Además, también será juzgada la ex diputada de la CUP Mireia Boya. Los seis políticos iban también a ser juzgados por el Tribunal Supremo, pero en diciembre, el alto tribunal trasladó esta causa al TSJC al ser competente para juzgar por delito de desobediencia.

Las penas por delito de desobediencia no conllevan prisión. Como máximo, puede acarrear la inhabilitación por un periodo de dos años, algo que afectaría a Guinó o Nuet, que todavía siguen como diputados. La anterior Mesa del Parlament estaba presidida por Carme Forcadell, que ha sido juzgada ya por el Tribunal Supremo al estar acusada por rebelión.

Lo cierto es que, en una semana se concentrarán dos juicios en el TSJC de alto calado político. El lunes será juzgado el presidente de la Generalitat por un presunto delito de desobediencia tras negarse a retirar los lazos amarillos de la Generalitat. Y desde el martes al viernes de la misma semana, llegará el turno de estos seis acusados. El tribunal estará formado por el presidente del TSJC, José María Barrientos, y los magistrados Jordi Seguí y Carlos Ramos.

Como acusación, figuran la Fiscalía, la Abogacía del Estado y Vox.