En Comú huye del duelo con CDC y ERC y se centra en devorar al PSC

Domènech hurga en la indefinición de los socialistas con los pactos postelectorales

Xavier Domènech, ayer, durante la rueda de prensa que protagonizó en la agencia Efe
Xavier Domènech, ayer, durante la rueda de prensa que protagonizó en la agencia Efe

Domènech hurga en la indefinición de los socialistas con los pactos postelectorales.

El acoso de CDC y ERC a En Comú Podem a cuenta del referéndum de autodeterminación que abandera Xavier Domènech comienza a incomodar al hombre de Pablo Iglesias en Cataluña. Los soberanistas acusan a En Comú Podem de vender humo con un referéndum que no cuenta con apoyos en el Congreso para salir adelante y Domènech ha llegado a la conclusión de que es mejor huir de este cuerpo a cuerpo y centrarse en la especialidad de su formación, es decir, devorar el espacio de los socialistas.

Según el cabeza de cartel de En Comú Podem, CDC y ERC están «obsesionados» con atacar a su formación porque intentan «salvar los muebles» en unas elecciones que no pintan precisamente bien para Convergència y algo mejor para ERC. «A lo mejor piensan que puedan salvar sus muebles, pero no están defendiendo el país», afirmó Domènech en una rueda de prensa protagonizada en la agencia Efe.

El candidato de En Comú Podem lanzó un tímido contraataque acusando a ERC y CDC de dar «pocas explicaciones» de por qué la hoja de ruta soberanista está atascada.

Pero su prioridad no fue, en realidad, la de neutralizar las embestidas soberanistas, sino la de centrarse en devorar a los socialistas, muy debilitados en esta campaña electoral. «Es lamentable que el PSOE siga con esta indefinición», dijo Domènech en alusión a las preferiencias que tiene sobre sus aliados tras las elecciones.

El dirigente de En Comú Podem negó credibilidad de esta manera a Pedro Sánchez después de que este afirmara que no aceptará que Pablo Iglesias sea presidente del Gobierno si no renuncia al referéndum en Cataluña y si no aparca su plan económico. A juicio de Domènech, «todos los ciudadanos de izquierdas, incluidos la mayoría de los votantes del PSOE y del PSC, saben que hay una opción que garantiza un modelo de izquierdas, Unidos Podemos y en Cataluña, En Comú Podem». Y subrayó que su modelo ya no es el gobierno a la valenciana (presidido por Ximo Puig con el apoyo de Podemos y Compromís), sino a la barcelonesa, liderado por Ada Colau con el aval del PSC.