Actualidad

Entre Pla y Vicens Vives: cartas cruzadas

Hoy sale a la calle un libro en el que se reúne la totalidad de las cartas cruzadas entre los dos autores

Hoy sale a la calle un libro en el que se reúne la totalidad de las cartas cruzadas entre los dos autores

Publicidad

En los últimos años hemos visto como Destino, gracias a la labor de la Càtedra Josep Pla de la Universitat de Girona, ha ido llevando a imprenta algunos inéditos importantes del autor de «El quadern gris». Son en su mayoría dietarios, pero también han empezado a recuperarse epistolarios.

Si hace unos meses llegaban las cartas cruzadas entre Gaziel y hace unos años teníamos las del editor Josep Maria Cruzet, hoy llega a las librerías «L’hora de les decisions. Cartes 1950-1960». En él, bajo el cuidado de Guillem Molla y con prólogo del ex conseller Joaquim Nadal, se reúnen por fin completo el diálogo por carta entre Josep Pla y el historiador Jaume Vicens Vives.

Publicidad

Además de esas misivas, el volumen se enriquece con otras cartas enviadas por Josep Quintà, Florentino Pérez Embid, Josep M. Cruzet, Roser Rahola, Lluïsa Sadurní y Pere Vicens. Igualmente interesantes es la recopilación de las dedicatorias que Pla y Vicens Vives se intercambiaron a lo largo de una década de amistad, así como el conocido como «Informe Pla» y que resume la entrevista que mantuvieron el escritor de Palafrugell con el entonces exiliado presidente Josep Tarradellas en 1960.

Publicidad

La importancia de las misivas es que nos demuestran que nuestros protagonistas, además de amigos, trabajaron juntos por un mismo objetivo político en una época en la que Cataluña no lo tenía nada fácil. Valga, como ejemplo, la nota que el historiador envía al escritor el 19 de noviembre de 1954 y en la que asegura «¿què us sembla? ¿Ens movem o anem enrere com els crancs? Penso que el desglaç és un fet social i que solament cal aprofitar el corrent per empènyer-lo cap a fins pràctics. No ob stant, cal remoure molts obstacles, que ja us podeu imaginar: por, recel, ostracisme imaginatiu, etc. De tot això, n'he après un bon tros des de la darrera vegada que ens vam veure».

En 1960, el año de su muerte, la preocupación por la situación catalana y española sigue en las cartas. A Vicens Vives le queda muy poco de vida, pero tiene todavía la fuerza para comentarle a Pla que «he pensat molt en totes les coses d'Espanya i de Catalunya durant aquest temps. I, naturalment, en vós. (...) Continuo creient que, malgrat els signes externs, l'hora de les decisions s'apropa. Treballar perquè arribi ben aviat és tan important ara com preparar l'equip que pugui dominar les circumstàncies». El autor de «Notícia de Catalunya» habla de llevar a cabo una triple acción en Madrid, Barcelona y en algún otro lugar, aunque para todo esto «calen diners, i és en això que veurem si la burgesia està disposada a marxar o cal desarrugar-la acudint a mitjans directes».

Entre los materiales complementarios que podemos encontrar en «L'hora de les decisions. Cartes 1950-1960» resulta interesante un informe mecanoscrito que Josep Pla debió empezar a redactar a finales de enero de 1960, poco después de reunirse con Josep Tarradellas en Francia. El texto, en el que el nombre del político catalán aparece disfrazado como «Sr. Albert», se hace también referencia a Vicens Vives oculto como «Sr. Born». Pla apunta que Tarradellas siente admiración por el común amigo. «Per ell sent tres formes d'admiració: primer, com a historiador, i concretament per haver-li descobert que Catalunya és un país de pactes i de delegacions; segon, com a home capaç de treballar en equip, això és, per haver fet escola; tercer, com a polític imposat de la necessitat d'acabar la situació actual amb els menors estralls possibles –i d'ésser possible, sense cap estrall».

Publicidad

En una nota manuscrita del 20 de marzo de 1960, posiblemente de la mano de Josep Pla, se trazó el que podría ser el equipo del presidente Tarradellas. Según el documento, que también se incluye en el libro que acaba de publicarse, podemos saber que el político quería que a su lado estuvieran Manuel Ortínez, Joan Sardà Dexeus y Jaume Vicens Vives. El historiador falleció el 28 de junio de ese año.