Oltra recula y aclara que no ha hablado con Puig sobre una presidencia rotatoria

Tras comer con Iglesias, dice que encontrará el momento de verse con el socialista

Mónica Oltra (en el centro), ayer junto a Fran Ferri e Isaura Navarro
Mónica Oltra (en el centro), ayer junto a Fran Ferri e Isaura Navarro

«A mi me gustan los tríos... políticos», decía ayer la líder de Compromís, Mónica Oltra, en referencia a un posible acuerdo de su formación con el PSPV y Podemos para formar Gobierno. Un acuerdo que, aunque ella pide calma y recuerda que solo hace una semana y media de las elecciones, se está demorando más de lo esperado. El problema parece estar en el «intercambio de cromos». «Alguno quiere cambiar el cromo del Coyote por el de Messi», que sería la Presidencia de la Generalitat, aunque aclaró que esto no es lo más importante, «al menos para Compromís».

A este respecto, quiso matizar sus declaraciones del pasado miércoles en las que no descartaba una «presidencia rotatoria» e indicó que ella quería decir que existía el debate, aunque no se ha puesto sobre la mesa en las negociaciones con el PSPV.

Tras la reunión de los segundos espadas de los tres partidos el pasado miércoles para hablar de puntos de vista en común, Oltra garantizó que encontrará el momento de reunirse con el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, con quien hasta ahora ha mantenido conversaciones telefónicas y vía «watsapp».

Con quien sí tuvo tiempo para reunirse durante un almuerzo fue con el líder de Podemos, Pablo Iglesias. «Hablamos de todo un poco, incluso de Juego de Tronos», decía ayer Oltra, quien garantizó que solo dio tiempo a hablar «muy a vuelapluma» sobre las próximas elecciones generales, y en concreto sobre la posibilidad de que Compromís y la formación de Iglesias concurran juntos a los comicios, en los que la formación de Oltra «nunca renunciará a su marca». También ha tenido tiempo de conversar con la candidata autonómica de Ciudadanos, Carolina Punset, en una conversación tranquila en la que ambas se dieron cuenta, dijo Oltra, de que no son tan distintas.

La líder de Compromís ofreció ayer una rueda de prensa para anunciar que el Tribunal Supremo ha dado la razón a su formación en cuanto a que el Consell debía entregarles las encuestas realizadas antes de las elecciones, pagadas por la Generalitat. Esta sentencia sienta una jurisprudencia a la que podrá recurrir cualquier cargo público español cuando un Gobierno le deniegue información.

La sentencia condena a al Generalitat al pago de unas costas de 3.000 euros, una cantidad que se abonará de las arcas públicas, como las de todas las sentencias que han perdido hasta ahora. Oltra aseguró que los valencianos «no tenemos por qué pagar las fechorías ni la actuación injusta» de los miembros del PP.