Madrid

Cordish pagó su parcela de «Torres» un 60% por encima de su precio

El empresario del nuevo «Eurovegas» compró su terreno rústico por 21,5 millones en septiembre

El empresario del nuevo «Eurovegas» compró su terreno rústico por 21,5 millones en septiembre

Publicidad

Entre 6 y 10 euros se pagaba, hasta ayer, por un terreno rústico en el municipio que ya se ha convertido en la «perla» de la Comunidad de Madrid: Torres de la Alameda. Lo dicho, hasta el jueves, porque desde que el grupo empresarial estadounidense Cordish anunciara su intención de levantar un macro complejo de ocio, e invertir alrededor de 2.000 millones de euros en una parcela de esta localidad del Corredor del Henares, la localidad ha sufrido un auténtico «boom» inmobiliario del que ya podrían haber disfrutado los apenas seis vecinos del municipio que vendieron el pasado septiembre sus terrenos junto a la M-220. La identidad de los «agraciados» con la llegada del proyecto «Live! Resort», que contará con hoteles, tiendas, cines, un teatro, tres centros de convenciones y casinos (un 10% de superficie estará dedicada al juego), era ayer el secreto mejor guardado entre los cerca de 8.000 habitantes de «Torres» –como llaman a la localidad coloquialmente– donde, sin decir nombres, sí que se habla ya de las cifras que podría haber pagado el empresario de Baltimore. Unas cuentas que se alejan de los 13,4 millones de euros, como mucho, que podrían haber recibido por sus 134 hectáreas si los terrenos rústicos que ha adquirido Cordish se hubieran pagado al precio medio de este tipo de solares en esta zona. «Les habrán pagado a todos por igual, había dos que tenían bastante terreno y otros, parcelas más pequeñas», explicó ayer Vicente Barón, concejal de Urbanismo, al que le «encajan» los 16 euros por metro cuadrado que se rumorea en el pueblo que han cobrado los propietarios. Una cifra que situaría la inversión del grupo empresarial en casi 21,5 millones, un 60% por encima del precio real de los campos de cereales que los miembros del bufete de asesores en España del empresario reservaron ante notario el pasado verano, pero aún bastante por debajo del precio de las parcelas urbanizables de Torres de la Alameda.

El suelo, más caro en 24 horas

«El terreno urbano está entre 40 y 50 euros», explicó Barón, y si tenemos en cuenta que en un plazo de seis meses se podrá construir en él, se revalorizaría un 68% por ciento, hasta los 67 millones de euros. Joseph Weinberg, el consejero delegado de Cordish, ya anunció en la presentación del proyecto que se reservaba el derecho a no ofrecer datos sobre la inversión que ya han realizado en Torres de la Alameda al tratarse de una inversión cien por cien de capital privado, y ayer fuentes del grupo empresarial tampoco quisieron confirmar estos datos.

«Ya ni los terrenos urbanizables, ni los rústicos, tienen ese precio. Hoy ya no...», aseguraba visiblemente contento el responsable de Urbanismo. «Hoy ya ha venido gente a preguntar qué viviendas están disponibles para comprarlas», añadió. Y es que la transformación de las 134 hectáreas en Centro Integrado de Desarrollo que permitirá de un plumazo que en estos terrenos se pueda construir –y que no es otra cosa que la figura jurídica que creó la Comunidad de Madrid en 2013 para facilitar la llegada de inversiones que respondan a «Proyectos de Alcance Regional»– revalorizará no sólo los terrenos disponibles en Torres de la Alameda, sino también en algunas de sus «vecinos» en el Corredor del Henares, como Torrejón de Ardoz, Mejorada del Campo, Pozuelo del Rey o Nuevo Baztan, entre otros.

Publicidad

También ha pasado a convertirse en un «caramelo» desde el punto de vista de la inversión inmobiliaria una parcela de 3.969 metros cuadrados que comercializa la inmobiliaria de una entidad bancaria. Piden 459.500 euros por un terreno en la «acera» de enfrente de la adquirida por Cordish pero, en este caso, se trata ya de un terreno urbanizable con una edificabilidad máxima permitida de 2.560 metros cuadrados. No es el único solar en venta cerca de la parcela donde podría levantarse el macro-complejo, confirman las fuentes municipales.

A la espera de que la inversión americana se materialice, en Torres de la Alameda sólo están preocupados ahora por una cuestión: que el pueblo no deje de ser un municipio tranquilo. Con un macro-complejo que prevé crear alrededor de 57.000 puestos de trabajo (que anhelan ocupar los alrededor de un millar de parados del pueblo) y las propiedades inmobiliarias subiendo de precio, no lo tendrán sencillo.

Publicidad

Cita con todas las administraciones

El jueves estuvieron con Carlos Sáez, el alcalde de Torres de la Alameda y, ayer, los representantes del grupo Cordish Joseph Weinberg (su consejero delegado) y Abraham Rosenthal (vicepresidente de Desarrollo y Diseño de The Cordish Companies) fueron recibidos durante algo más de una hora por la presidenta de la Comunidad y la consejera de Economía, Engracia Hidalgo, quien durante estos meses ha mantenido varios encuentros con los inversores norteamericanos, informaron fuentes regionales. Para Cristina Cifuentes el encuentro sirvió para «mantener un primer contacto personal y directo» y conocer los detalles del proyecto de ocio que planean levantar en el Corredor del Henares. Los empresarios, que aún continuarán unos días por Madrid, han incluido en sus agendas encuentros con representantes de la Administración general del Estado. En «Torres», durante una visita de apenas veinte minutos, emplazaron al alcalde a próximos encuentros: «me da la sensación de que son serios», explica sobre su cita el regidor.