Espinar consolida su poder en Podemos frente a Errejón

El pulso entre Ramón Espinar e Íñigo Errejón en el que se había transformado el proceso de primarias de Podemos en una treintena de municipios madrileños ha servido para consolidar un poco más el poder del «pablismo» en la región. Las listas apoyadas por Espinar, líder de la formación morada en la Comunidad y hombre de confianza de Pablo Iglesias, mantendrán las principales secretarías generales. Pese a ello, desde el entorno de Errejón, que será el candidato a la Presidencia regional en 2019, hicieron también una lectura triunfalista de este proceso de primarias: «Ha sido un espaldarazo fuerte a Errejón. Se abre una muy buena ventana de oportunidad para sentirnos respaldados y que Íñigo sea el candidato de todos».

La frialdad de los resultados, sin embargo, apunta otra cosa: de los seis municipios en los que Espinar y Errejón midieron sus fuerzas de forma directa con dos candidaturas diferentes, el secretario general de Podemos Madrid se impuso en cuatro. Agrupados bajo la denominación de «Unidos Podemos 2019», los candidatos oficialistas confirmaron su victoria en Coslada, San Fernando de Henares, San Sebastián de los Reyes y Alcalá de Henares, todos ellos, además, municipios importantes tanto en términos de población como en el volumen de inscritos del partido. Por su parte, las listas más vinculadas con Errejón se impusieron en la pugna por la Secretaría General de Las Rozas y Leganés. Precisamente en este municipio, el proceso se vio salpicado por sospechas de fraude. Aunque a media tarde la candidata errejonista, Eva Martínez, fue designada oficialmente secretaria general, los resultados en esta localidad fueron «congelados» durante varias horas. Podemos informó sobre la puesta en marcha de un procedimiento antifraude por dos razones: apenas unos votos separaban a las dos listas y existían sospechas de que personas no inscritas habían participado en la votación. No en vano, la candidata errejonista sumaba 247 votos (un 50,41% del total) mientras que su rival, Gustavo Guzmán, había logrado 243 apoyos (49,41%).

Al margen de lo sucedido en aquellas feudos en los que ambas corrientes presentaron su propia candidatura, los candidatos más próximos a Espinar también ganaron en municipios como Alcorcón, Getafe, Pinto, Tres Cantos, Colmenar Viejo y Velilla de San Antonio.

Más allá de los resultados, fue la valoración que cada facción hizo de los mismos lo que puso ayer de manifiesto hasta qué punto la candidatura de Errejón a la Comunidad de Madrid no ha servido para calmar la tensión entre errejonistas y pablistas en Madrid. La marca «Unidas Rumbo 2019» señaló a través de una nota de prensa que los candidatos apoyados por Espinar «han vencido con contundencia en las primarias para la renovación de los órganos municipales de la Comunidad de Madrid». Frente a esta valoración, desde el entorno de Errejón también «vendieron» el resultado como una victoria y elevaron hasta 8 de un total de 11, el número de municipios en los que la candidatura avalada por el próximo candidato a la Comunidad se ha impuesto a la lista apoyada por Espinar. Preguntado por ello, el propio Espinar rehuyó la polémica, al tiempo que lanzó un aviso: «Este proceso no tiene que servir para apuntarse un tanto».