Palop investiga la maniobra de Flores para deshacerse de sus bienes

La Razón
La RazónLa Razón

Muchos piensan que, en todo este tiempo, a Miguel Ángel Flores ya le habría dado tiempo a deshacerse de bienes inmobiliarios o desvíar cuentas a paraísos fiscales para poder esgrimir en un futuro una ficticia insolvencia que le libraría de hacer frente a indemnizaciones. Sin embargo, aunque haya planeado todas estas estrategias, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sigue de cerca sus pasos y tiene orden del juez instructor de investigar sus movimientos patrimoniales y compararlos con los ejercicios de los últimos cinco años para ver la evolución.

En un auto del día 23 de mayo, adelantado por la Cadena Ser, el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, declaraba secretas estas actuaciones y abría una pieza separada al organizador de la fiesta de Halloween. Se evita así que las partes –entre ellas la defensa del empresario– conozcan las investigaciones policiales. Fuentes jurídicas cercanas al caso afirman que el secreto de las actuaciones permanecerá por un mes aunque puede ser prorrogado. Es decir, que a principios del mes de julio ya se conocería en qué ha consistido esta línea de investigación y si Flores ha podido incurrir en un delito de alzamiento de bienes. El pasado 18 de abril el juez pidió a la UDEF que le informara sobre «los posibles movimientos patrimoniales que se hayan podido producir tanto respecto a los imputados Miguel Ángel y José María Flores Gómez, como respecto a la entidad denominada Diviertt».

En el auto, el juez dice que es «imprescindible para asegurar la presencia de los imputados» en la causa tener «exacto y puntual conocimiento de los movimientos económicos» que hayan hecho para averiguar «si se están produciendo actividades, inversiones o desinversiones» que pudieran revelar su intención «de abandonar el territorio español y sustraerse a la acción judicial». Por tanto, la unidad policial también analizará los movimientos económicos de José María Flores, socio igualmente de FSM Group. Se analizará asimismo el patrimonio de los Flores en el extranjero, una circunstancia que los abogados de las acusaciones esgrimieron al advertir del posible riesgo de fuga del principal imputado en la muerte de las cinco jóvenes.

Y es que el empresario se encuentra en libertad después de depositar el pasado 28 de diciembre la fianza fijada para ello: 200.000 euros que avaló con unas escrituras hipotecadas. A pesar de la protesta de las acusaciones, la fianza fue aportada por su amigo y compañero empresario de la noche madrileña Miguel López Langa.

A Flores se le impusieron como medidas cautelares acudir dos veces al mes a sede judicial y la retirada de su pasaporte, unas medidas que Palop aseguró que cumplía «escrupulosamente», uno de los motivos por los que el instructor rechazó ampliarlas, como pedía la acusación popular Manos Limpias.