Política

Pedro Sánchez evita hablar del trasvase y no menciona la financiación

El presidente del Gobierno participa en la presentación del candidato a la alcaldía de Murcia, José A. Serrano

Pedro Sánchez estuvo ayer en Murcia acompañado de Diego Conesa, el candidato a presidir el Ayuntamiento de la capital, José Antonio Serrano y otros líderes del PSRM. LA RAZÓN
Pedro Sánchez estuvo ayer en Murcia acompañado de Diego Conesa, el candidato a presidir el Ayuntamiento de la capital, José Antonio Serrano y otros líderes del PSRM. LA RAZÓN

El presidente del Gobierno participa en la presentación del candidato a la alcaldía de Murcia, José A. Serrano

En su visita a Murcia, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no quiso nombrar el trasvase Tajo-Segura al hablar del reparto de agua «para todos y también para los murcianos» y en ningún momento de su discurso entró en el tema de la financiación de la Comunidad, a pesar de que se explayó en explicar a los cientos de militantes que asistieron al acto, algunas de las partidas que se contemplan en los Presupuestos Generales del Estado que todavía están pendientes de aprobar.

Ni siquiera recogió el guante que le lanzó el secretario general del PSRM, Diego Conesa, cuando le pidió que el Mar Menor y su recuperación «se eleve a la categoría de asunto nacional». Silencio presidencial sobre el tema. La única información al respecto la dio un día antes la ministra de Turismo, Reyes Maroto, cuando señaló que la zona se encuentra dentro del plan de destinos turísticos maduros para el que se ha destinado dos millones del euros al conjunto de la Región.

Eso sí, Pedro Sánchez no olvidó ninguno de los puntos sensibles en materia social. Habló de la subida del salario mínimo interprofesional y aseguró que la medida ha beneficiado al 70 por ciento de las mujeres trabajadoras de este país . Pero también hizo alusión a la pobreza infantil, a la universalización de la Sanidad, a la escolarización de 0 a tres años y al apoyo de los autónomos.

Acusó a la derecha de no haber asumido el Estado de la autonomías del que dijo «es igual al Estado del bienestar» y de «llegar tarde» a todos los avances sociales. Pero sobre todo, hizo hincapié en la idea de que «ahora quieren volver al pasado, a su peor pasado». En una clara alusión a la convención nacional que durante el fin de semana celebró el PP, Sánchez aseguró «que algunos se quieren renovar dando pasos hacia atrás».

Y habló de la «grandes transformaciones» que necesita el país: Educación, el mercado de trabajo y la economía social, el sostenimiento del Estado del bienestar y el Medio ambiente.

Durante el acto de presentación de José Antonio Serrano como candidato al Ayuntamiento de Murcia, Sánchez estuvo acompañado del secretario general del PSRM, Diego Conesa, de la presidenta de la formación, Teresa Rosique y de otros miembros de la Ejecutiva socialista regional.

En un foro entregado a su relato, Sánchez hizo un repaso por la política que ha desarrollado su Gobierno durante los últimos siete meses, haciendo hincapié en aquellos aspectos que pudieran tener alguna repercusión en la Región, como la supresión del impuesto al sol.

Y continuó hablando de justicia social. «En siete meses el Gobierno ha hecho más por la justicia social que en siete años la derecha española».

Setecientos millones

El candidato socialista a presidir la Comunidad, Diego Conesa, también alabó la lluvia de millones que han llegado a la Región a través de las infraestructuras. «Setecientos millones de euros invertidos en siete meses. Algo que nunca se había visto hasta ahora». Y defendió los Presupuestos de los que dijo «luchan contra la desigualdad y avanzan en una sociedad más justa».

Su única reivindicación la situó en el Mar Menor. Aquí le pidió al presidente del Gobierno que «lo coloque en el epicentro de una estrategia nacional y lo eleve a la categoría de asunto nacional». No hubo respuesta.

En un acto que inició Teresa Rosique, Sánchez le puso fin pidiéndole a los mayores que salgan a la calle a defender «la España que somos frente a la que nos obligaron a ser 40 años».