La crisis hunde la venta de coches eléctricos, que caen un 43%

En cambio, subieron las ventas de “scooters” eléctricos por compras de empresas de “motosharing”

Jorge SilvaREUTERS

La crisis provocada por la alarma sanitaria ha frenado el desarrollo de los coches totalmente eléctricos cuyas matriculaciones han caído en el pasado mes de marzo un 43,2% al contabilizar únicamente 739 unidades, según los datos de final de mes.

Aunque el acumulado de ventas del primer trimestre consigue cerrar en positivo, con un incremento del 43% respecto al mismo periodo del año pasado, lo cierto es que las cifras evidencian la ralentización del desarrollo de la movilidad eléctrica, que venía creciendo a un ritmo del 120% y necesita cerrar 2020 con un incremento del 170% en sus ventas para cumplir con la senda de matriculaciones y alcanzar los 5 millones de vehículos eléctricos en 2030 en España, planteados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno.

En un detalle por tipo de vehículo, los datos de marzo muestran una caída de más del 53% en las furgonetas, hasta situarse en las 71 unidades. Un dato que contrasta con el sector de las dos ruedas, donde los ciclomotores subieron un 174%, con un total de 642 unidades, mientras las motocicletas registraron 616 unidades, lo que supone una subida del 142% durante el pasado mes con respecto al mismo periodo de 2019. Un comportamiento que se explica por las operaciones cerradas para dar respuesta a los servicios de “motosharing”.

Por canales, las empresas, que suponen el 59,6% de las compras, retrocedieron un 41,5%, hasta situarse en 441 unidades. Los particulares, que apenas registraron tres de cada diez compras, bajaron un 41,6%, con 272 unidades; mientras los alquiladores, que han podido mantener abiertos sus establecimientos dedicados al arrendamiento de vehículos sin conductor para garantizar el funcionamiento de operaciones de transporte de mercancías y asegurar el abastecimiento de productos a la población, se desplomaron un 69,3%, hasta las 26 unidades.

Ante esta situación, los empresarios del sector insisten en la necesidad de poner en marcha medidas adicionales de estímulo que devuelvan la confianza a los inversores y al propio consumidor, con el objetivo de volver a engrasar la maquinaria económica tras el parón forzoso de actividad. En opinión de Raúl Palacios, presidente de Ganvam, que es la asociación que reúne a concesionarios y talleres, “pensar que la economía se va a reactivar de golpe una vez se levante el estado de alarma se me antoja complicado, sobre todo, si no se ponen en marcha medidas eficaces para evitar la destrucción de empleo”.