Renault se plantea el cierre de varias fábricas en Francia

Las factorías de la marca en España no corren peligro debido a su alto nivel productivo y de competitividad

El constructor de automóviles Renault se prepara para cerrar varias de sus fábricas en Francia, aunque la empresa en principio no pretende que haya despidos, según avanza este miércoles la prensa francesa.

Según el diario Les Échos y el semanario Le Canard Enchaîné, las fábricas de Choisy-le-Roy, en la periferia parisina, y la de Fonderie de Bretagne, en Bretaña, "deberían de ser cerradas", mientras que la de Dieppe, encargada de la producción de la marca Alpine, también podría serlo en "un horizonte bastante cercano".

Fuentes de la compañía indicaron a EFE que se trata de "especulaciones" y que la empresa no ha decidido nada de momento, si bien, "como ya se dijo", hay planes de ahorro a partir de 2020 que se están discutiendo en el seno de la empresa y de la Alianza con Nissan.

El pasado febrero, antes de que la crisis del coronavirus golpease con toda su fuerza al sector, Renault anunció un recorte de 2.000 millones de euros, sin descartar el cierre de factorías, debido a los malos resultados de 2019.

Un portavoz del Ministerio de Economía y Finanzas respondió con un "sin comentarios" a la pregunta de si el cierre de plantas sería compatible con el préstamo garantizado que va a obtener por parte del Estado para hacer frente a la crisis de la COVID-19.

Según la emisora France Info, el plan concreto de la compañía francesa será anunciado la próxima semana y podría afectar también a la sede de Flins, en los alrededores de París, que dejaría de ocuparse de la cadena de montaje del coche eléctrico ZOE y el Nissan Micra para retomar otras actividades.

Fuentes de la empresa señalaron en Les Échos que la estrategia no tendrá un "impacto social", si bien tanto Choisy-le-Roy, como Bretaña y Dieppe emplean entre 260 y 380 personas cada uno.

En un breve comunicado, Renault anunció hoy que va a dotarse de una línea de fabricación de mascarillas para "satisfacer sus necesidades y garantizar la salud y seguridad de sus empleados en todos sus sitios y redes de venta en Europa", desde industrias hasta concesionarios privados, que será implantado precisamente en Flins.

Su producción arrancará el próximo julio y permitirá fabricar hasta 1,5 millones de máscaras de tipo quirúrgico por semana.