Pedro Sánchez en enero: “El mantenimiento del empleo en la planta de Nissan en Barcelona está garantizado”

El presidente del Gobierno mantuvo una reunión con los responsables de la compañía en el pasado Foro Económico Mundial en Davos. Los problemas económicos de la marca, la crisis y la falta de un plan para el sector del Motor han provocado el cierre

El cierre de la fábrica de Nissan en Barcelona anunciado hoy no es un problema que haya surgido en los últimos meses. La capacidad productiva de la fábrica ha ido disminuyendo desde 2011 por la falta de acierto de la compañía y la llegada de modelos que no han funcionado en el mercado. La falta de viabilidad de la factoría viene siendo anunciada por los trabajadores desde hace tiempo, sin embargo, un encuentro del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los responsables de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi en el pasado Foro Económico en Davos celebrado el 22 de enero trajo algo de confianza a los 3.000 empleados de Nissan en Barcelona. Así lo expresaba Sánchez en cuenta de Twitter.

Finalmente, los malos resultados económicos de Nissan a nivel global, la crisis del coronavirus y la falta de un plan del Gobierno para el sector del Motor han provocado que la compañía opte por el cierre de Barcelona y apueste por la planta que tiene en Reino Unido.