BMW M2 CS: ¿Te gusta pilotar?

La versión más deportiva de este modelo está a la venta en España con un precio que arranca en 103.900 euros

Sobradamente conocido es el lema ¿te gusta conducir? que ha hecho famoso BMW, pero en este caso es más oportuno cambiar la pregunta por la de ¿te gusta pilotar?, porque eso es lo que hay que hacer a bordo de este M2 CS, un pura sangre de circuito que sugiere dibujar las curvas deslizando la trasera.

Es que son nada menos que 450 CV lo que entrega el motor de seis cilindros en línea 3.0 de este circuitero, que es, a pesar de la potencia, es la puerta de entrada a las propuestas M Motorsport de BMW.

El M2 CS parte del M2 Competition y se sitúa así en la órbita CS, de la que propuestas sobre el M3 y M4 como puertas de entrada a la competición y al segmento Clubsport, que gana adeptos de forma imparable. Estos BMW se encuadran en un selecto nicho de mercado con pocos clientes, pero muy rentable para esta y todas las marcas. El precio de este particular M2 es de 103.900 euros y en España sólo estarán disponibles 75 unidades.

En aspecto, el M2 CS se distingue del Competition por algunos elementos, como el nuevo capó; un techo desarrollado completamente en CFRP (plástico reforzado con fibra de carbono), incorporado por primera vez en el M2; un nuevo ‘splitter’ delantero; un alerón que bordea la tapa del maletero, y un difusor trasero en fibra de carbono.

Las variaciones estéticas llegan al interior con una sofisticación de los acabados en Alcántara, lo que proporciona una notable apariencia deportiva, y la utilización masiva de fibra de carbono y CFRP en la elaboración del tablero de a bordo.

En la parcela mecánica, el M2 CS sube 40 CV la potencia del M2 Competition, hasta llegar a los 450, que se transfieren al suelo a través de la suspensión Adaptiva M, hasta ahora exclusiva de los M4, y los neumáticos Cup, con tres modos de configuración: Comfort, Sport y Sport+. Los tres son capaces de sujetar muy bien la transferencia al suelo, en combinación con el Ddiferencial Activo M, un elemento multidisco controlado electrónicamente que optimiza la tracción y la estabilidad direccional. En circuito el modo dinámico M seleccionable (MDM), una subfunción del DSC, permite un mayor grado de deslizamiento de las ruedas y aumenta la libertad para los conductores al límite.

El conjunto se completa con frenos M Sport, con pinzas en color rojo, con discos más grandes 400 milímetros de diámetro en el eje delantero y 380 en el trasero. Como opción está disponible un equipo de frenos carbocerámicos.

Con estos mimbres, el M2 CS logra un sujeción al suelo excepcional, con una aceleración en el 0-100 km de 4,2 segundo y la transmisión es oka manual de seis relaciones o de 4 segundos si la caja es M de doble embrague de 7 velocidades. La velocidad está limitada electrónicamente a 280 km/h.