Juegos Olímpicos

Rajoy, Florentino, Villar

La Razón
La RazónLa Razón

L18 Marc Márquez

Marc Márquez o el éxito de la temeridad. La MotoGP es el vertiginoso suspense de la temeridad. Admiro, y rendidamente, a Marc Márquez.

–¿Por qué?

–Sonríe siempre. Márquez es una sonrisa aniñada y limpia, sin pecado concebida, sobre dos ruedas.

Le dijeron una vez:

–Sonríes por todo.

Contestó sonriendo:

–Es que la vida me sonríe. Le correspondo.

En Alemania, ayer, hizo una carrera de cine. Aritméticamente, le queda el «segundo tiempo» para ganar su tercer mundial GP, pero va a ser difícil que no lo consiga este año. Le sonríen los números. Y quien sonríe, que pensó alguien, es que sabe amar la vida y sabe amarse a sí mismo, o sea Marc Márquez.

X20 Duodécima

«A día de hoy» (Pedro Sánchez), a Dios gracias, la duodécima Legislatura parece cosa de Mariano Rajoy, hombre más estadista que político.

–¿Cuál es la diferencia?

–El político promete más que cumple. El estadista cumple más que promete. Para el estadista, lo realmente importante es España, el bienestar social de España; para el político, lo importante es La Moncloa, esto es, el poder de mandar.

–¿Crees poco en los políticos?

–Cada día paso más de ellos. El otro día, por cierto, oí esto a un peatón de papeleta y urna: «Unidos Podemos “joder” a España». Pensé: «Menos mal que el sentido común del ciudadano vota estadista».

Si la duodécima Legislatura parece cosa de Rajoy, la duodécima Copa de Europa parece cosa de Florentino Pérez, el «estadista» del Real Madrid.

–Hay que ir, otra vez, por el triplete–, clama y proclama, cada vez que le preguntan, el presidente del Barça.

FP, cauto y cartesiano, seguro que piensa:

–Que clame y proclame. Yo, como Rajoy, a gobernar con el arte del sentido común, que es el verdadero arte de lo posible, y a conquistar la Duodécima sin dejar de luchar también, naturalmente, por la Liga y las otras trufas coronadas con copas.

J21 Villar

Pasa con Ángel María Villar en el fútbol lo que con Pedro Sánchez en el PSOE. Villar, por el mucho tiempo que lleva en la presidencia de la Federación Española de Fútbol (28 años, con la consecución de dos Copas de Europa y un Campeonato del Mundo), empieza a no caer bien a los culones impacientes:

–A ver si se va, coño –que masculla el ambicioso y depredador (de poder) Javier Tebas.

–A ver si desaparece, demonios – que desea el insípido (en ideas) Miguel Cardenal.

De Pedro Sánchez opina el ex ministro socialista Corcuera (cordura y sentido común) que, por sus fracasos en las urnas, hace tiempo que debió irse (dimitir, vaya).

–Con él como secretario general, el PSOE, aritméticamente, corre el gravísimo riesgo de acabar como la UCD de Suárez –presienten no pocos.

–¿En La Almudena de los partidos políticos?

–Algo así.

Villar no es profeta en España –lo típicamente español–, mas sí es querido en la UEFA.

–Es honesto, leal y domina la asignatura del fútbol –ponderan sus forofos, que son muchos.

No sabe Villar, naturalmente, si ganará o no la presidencia a la UEFA, pero se presenta por la asfixiante presión de los que creen en él.

–No puedo decirles que no.

Lo formidable de Villar es que es un hombre de lealtades. Y ser nítidamente leal en el fútbol, como en la política, no es fácil.

En cuanto a la Federación Española de Fútbol, si no se presentase, hay, «a día de hoy» (Pedro Sánchez), estos aspirantes a la presidencia: Jorge Pérez, Marcelino Maté y, tal vez, José Miguel Monje.

–El favorito de Cardenal y Tebas –me susurran– es Jorge Pérez. Marcelino Maté, en cambio, es muy querido entre los «votantes territoriales».

V22 De tal palo

Del «palo» José Antonio Lopetegui, la astilla Julen Lopetegui. José Antonio, padre del nuevo seleccionador, posee como levantador de piedras cilíndricas un récord todavía no superado por nadie. José Antonio, alias «Aguerre II», alzó 22 veces en un minuto una piedra de 100 kilos. Vive: 86 años. Es de esperar que su hijo Julen, como sucesor de Del Bosque, haga tanta historia como su forzudo padre. Las piedras angulares de Julen, como técnico en fútbol y bicampeón europeo con las selecciones sub 19 y sub 21, son la posesión, el control y la flexibilidad. «El fútbol son los jugadores; ellos son el estilo y el sistema». Esteta, digámoslo así, como Del Bosque y Aragonés.

–Julen –según Villar– es lo que querían ellos (los jugadores).

Fuerza, y a superar el orgullo que sientes por tu padre.