Opinión

Can Vies, un ultimátum que ya nadie se cree

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Cuando se pierde la autoridad moral porque se ha renunciado a ejercer la autoridad legal, lo que procede es dimitir y traspasar la responsabilidad de gobierno a manos más capacitadas y menos pusilánimes. Eso es lo que debería hacer el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, que ha sido desbordado por los acontecimientos de Can Vies. Se humilló para aplacar a los violentos y sólo ha recibido más violencia y más humillación. Que ayer diera un «ultimátum» a los okupas de Sants ya no resulta creíble para ningún barcelonés.