Un jet privado y de lujo para visitar al Pontífice de los pobres

La presidenta viaja a Roma en una aeronave de 20 millones de euros que cuenta con una habitación con baño privado

Es fácil encontrar fotos de Evita, ataviada con abrigos de pieles, anteojos y su collar de rubíes y diamantes, mientras repartía comida en las Villas Miseria de Buenos Aires. Esta dualidad paradójica se manifiesta también en la presidenta Cristina Fernández, capaz de acudir a la llamada de Francisco, el Papa de los pobres, con un sequito digno de la realeza árabe.

Y es que el Gobierno argentino no estimo en gastos. Para empezar la presidenta se aloja, junto con su comitiva cercana de 13 miembros, en el exclusivo hotel Edén.

Según pudo saber LA RAZÓN, Cristina Kirchner gasta 2.180 euros por día a cuenta de los argentinos. La suite donde duerme CFK está "situada en el segundo piso, ofrece una exclusiva terraza de 70m2 con vista a jardines de Villa Ludovisi", aclara vía telefónica uno de los recepcionistas del Hotel a este diario, para luego continuar destacando "es un dormitorio con tejidos nobles y un baño en suite realizado en mármol". "Como católica ferviente han dado a conocer en el hotel, prefiere, en la terraza panorámica, el ángulo con vista al Vaticano"

Después del embargo que sufrió la Fragata Libertad en Ghana, se reavivaron los temores de que le pueda ocurrir algo similar al Tango 01, el avión presidencial. Durante la semana pasada, fuentes aeronáuticas confirmaban que la Presidenta había mandado a alistar el Tango 01 pero, al mismo tiempo, la mayoría de los funcionarios e invitados de la comitiva oficial invitada a Roma para la primera misa pública del Papa Francisco contaban que viajarían en un avión comercial. ¿Por qué la Presidenta haría el trayecto casi sola en un avión grande como el Tango 01?

Aunque la Casa Rosada mantuvo la información en reserva, la prensa local averiguó que la Presidenta partió el sábado en el Tango 01 desde Aeroparque junto a unos pocos asistentes personales.

Aterrizaron en Marruecos, donde dejaron el avión presidencial en custodia del rey Mohamed VI, un buen amigo de la mandataria argentina. Y desde allí continuaron viaje en un jet Bombardier BD-700-1A10 Global Express. El avión pertenece a la filial española de la firma Tag Aviation y tiene un valor de mercado de unos veinte millones de dólares. Es una aeronave con capacidad para 12 pasajeros, 5 camas y una habitación con baño privado y una autonomía de 13 horas de vuelo sin recarga de combustible. En ella aterrizaron la Presidenta y su gente de mayor confianza en el sector militar del aeropuerto de Ciampino, en las afueras de la capital italiana, pasado el mediodía local.

Ya en enero, la Presidenta había evitado utilizar el Tango 01 en su gira asiática que incluyó escalas en Emiratos Arabes, Indonesia y Vietnam. En esa oportunidad alquiló un jet privado a una compañía británica que mantiene un contrato con el Ministerio de Defensa del Reino Unido para aprovisionar a la base militar de las Malvinas, lo que despertó una polémica, en el medio de los reclamos soberanos por las islas.

Cristina volvió a volar en el Tango 01 para ir al velatorio de Hugo Chávez en Caracas. Venezuela, desde ya, es otro país amigo en el que no se teme por el accionar de los fondos buitres.Ayer, decenas de calles permanecieron cortadas al tránsito por la maratón de Roma. El trayecto desde el aeropuerto hasta el hotel fue una odisea.

Joyas, su debilidad

En cualquier caso, en Italia ya criticaron las frivolidades de la viuda peronista. En 2008, el Corriere della Sera dijo que durante los días que estuvo en la capital italiana, Roma, para participar de la reunión de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación -que trató sobre el hambre a nivel mundial- la mandataria compró alhajas y un juego de sábanas de 1.000 euros.

"Conocida por sus amistades VIP, desde la ex modelo top Naomi Campbell a la pareja de Melanie Griffith Antonio Banderas, la Presidenta, para aligerar su agenda, se suele conceder alguna hora de compras en la via Margutta", asegura una fuente diplomática de la Casa Rosada.

"En el último viaje acompañada por una amiga romana, adquirió alhajas en la joyería "Enigma"de Gianni Bulgari. "Apreció mucho nuestras líneas de diseño exclusivo", confirman en la orfebrería. ¿La preferida? "Los pendie­tes conchilla en azabache, mineral fósil de hace 30 mil años". Su precio básico es de 50 mil euros, p­ro el modelo "bling bling", con diamantes engarzados, llega a 100 mil", dice la dueña de "Enigma"."La presidenta Kirchner también admiró la colección de relojes de oro Spyder (cuyo costo medio es de 10 mil euros) y pulseras de 30 mil euros", añade.

"Huésped con charme, para lograr la decoración impecable de su mesa en la residencia de Olivos, confió en el ultrachic negocio de lavanderia vecino, Pratesi, agrega

De culto entre las estrellas, en el divorcio de Brad Pitt, Jennifer Aniston habría disputado por quedarse con el ajuar "made in Pistoia". La marca se jacta de sus fans del calibre de Elizabeth Taylor. "La toalla en algodón egipcio tejida en Italia y decorada con bordes de encaje que se llevó, roza los 6 mil euros". aseguran en Pistoia

Por último cabe destacar que el pedido del Papa Francisco no tuvo eco en la delegación argentina. Por eso, la comitiva alcanzó un número de 140 personas. Ese grupo está conformado por miembros de los tres poderes del Estado y también, por dirigentes sociales y gremiales, invitados especialmente por la Presidenta. El Papa Francisco había pedido a los argentinos que no viajaran y que donaran el valor de ese viaje.