Coronavirus

Los respiradores turcos ni son buenos ni sirven para las UCIS

Los anestesistas de Castilla-La Mancha afirman que están diseñados “para el transporte de pacientes críticos, no para la terapia ventilatoria de cuidados intensivos”.

Thumbnail

Los respiradores adquiridos por las autoridades de Castilla-La Mancha los días que más falta hacían por el colapso de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) y otros servicios análogos en los hospitales, y que fueron retenidos por las autoridades turcas, obligando al Gobierno a intervenir, hasta que el país otomano permitió finalmente su envío a España, ni son buenos ni valen para precisamente para las UCIS.

Así lo apunta al menos la Asociación Castellano-Manchega de Anestesia, Reanimación y Terapia del Dolor, en una carta enviada al presidente de la Comunidad, Emiliano García Page, y al consejero de Sanidad, Jesús María Fernández. El texto, al que ha tenido acceso “diariosanitario.com” y cuyo contenido han confirmado como verídico a LA RAZÓN fuentes de esta sociedad científica, destapa que lo que han recibido los profesionales sanitarios “son ventiladores diseñados para el transporte de pacientes críticos (algunos de muy mala calidad”, no para la terapia ventilatoria de cuidados intensivos”. En la misiva, la Asociación denuncia que “la esperada llegada de los respiradores adquiridos por la junta no ha cambiado las cosas” y en alusión a su utilidad asegura que “basta leer las especificaciones técnicas de dichos equipos, algo al alcance de cualquier persona lega en la materia”.

“Como personas no expertas en mercados internacionales y conscientes del carácter mundial de la pandemia podemos entender y asumir que no fuera posible adquirir otra cosa, pero consideramos inadmisible que se informe a la ciudadanía de que se han adquirido respiradores de cuidados intensivos. Tal afirmación pone en entredicho nuestra capacidad de juicio al afirmar los contrario y provoca rechazo de los profesionales. Podemos aceptar y bregar con las situaciones dictadas por la necesidad y la impotencia, pero no con la maledicencia ni con la falsedad que nos haga parecer incompetentes o condescencientes”. En la carta, añaden que “como profesionales y expertos nos comprometemos a trabajar conjuntamente y a asesorar a la Consejería de Sanidad en las futuras adquisiciones que no dudamos se están planteando de forma prioritaria apra dotar de mejores equipos a nuestras unidades de reanimación y cuidados intensivo”. Fuentes sanitarias aseguran además que algunos de estos equipos son obsoletos.