España suma otros 325 fallecidos en las últimas 24 horas

Se han notificado 2.144 nuevos positivos, un 1% más que ayer. En ocho comunidades no se ha producido ningún nuevo ingreso en UCI. Simón reconoce que “no hay indicadores exactos para el cambio de fase”

Thumbnail

La epidemia de Sars-Cov-2 sigue a la baja en España, pero ese descenso es lento, con periodos de estabilización. El número de defunciones diarias continúa en la serie de los 300 por sexto día consecutivo, teniendo en cuenta que hoy el Ministerio de Sanidad ha notificado 325 nuevos fallecimientos. Así, el balance total de víctimas mortales asciende a 24.275.

Con respecto a la curva de contagio, ha crecido un 1%, con 2.144 nuevos positivos detectados con las pruebas PCR. Hay que recordar que desde hace días, Sanidad excluye en esta lista los serológicos con síntomas como hacía antes. Este incremento está en la línea de días anteriores, aunque es superior al de ayer, cuando fue tan solo del 0,6%.

Los datos hospitalarios por fin se han homegeneizado y muestran claramente que la evolución epidemiológica es desigual en las distintas comunidades. Se han reportado 908 nuevos hospitalizados y 46 nuevos ingresos en UCIS, pero la mayor parte corresponden a Madrid y Cataluña. Como ayer, ocho comunidades (Aragón, Asturias, Baleares, Ceuta, Extremadura, Melilla , Murcia y Navarra) no han tenido ningún paciente nuevo en sus Unidades de Cuidados Intensivos y serán, previsiblemente, las que más fácil tengan pasar a la fase 1 de desescalada.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha tenido que hacer varias aclaraciones respecto al informe de hoy. Por un lado, ha especificado que 900 de los nuevos casos positivos “no corresponden a la definición de caso actual” y que no han sido identificados con las PCR. Pertenecen a una única comunidad y “se podrá aclarar mañana”. Simón también ha explicado que una comunidad ha reportado fallecidos antiguos y que se está aclarando con ella la fecha exacta. Lo mismo ha pasado con las nuevas altas hospitalarias. Hoy se han reportado 6.399 nuevos curados, pero algunos de ellos son también de fechas pasadas que han salido hoy a la luz. Con estos, el total de altas hospitalarias desde que comenzó la epidemia es de 108.947.

Simón afirmado que la evolución de la epidemia “es muy favorable, en la línea con lo que esperábamos, más aún si tenemos en cuenta que se están haciendo muchas pruebas en grupos determinados de interés". No obstante, ha advertido que habrá que esperar a los próximos días para evaluar si las nuevas medidas de alivio del confinamiento, que permiten la salida a los niños y proximamente a adultos y mayores, noprovocan un repunte en la trasmisión. “Tenemos que esperar para valorar su impacto, en base a eso se tomarán las decisiones de transición hacia esa nueva nornalidad”, ha añadido

“No hay indicadores exactos para el cambio de fase”

Sanidad no ha establecido a qué niveles concretos de trasmisión deberán llegar las comunidades para pasar a cada una de las fases de desescalada propuestas por el Gobierno. El Ejecutivo no ha establecido a partir de cuántos casos por habitante, por ejemplo, se podrá saltar a la fase 1 porque “la transición no se va a basar en indicadores únicos ni umbrales prefijados”, ha apuntado el director del Centro de Alertas Sanitarias. Las diferentes fases de desescalada, ha añadido, “van a depender de la situación epidemológica, pero también de las capacidades asistenciales por si se produce un rebrote al abrir, quizá, demasiado pronto. Además, se tienen que tener los mecanismos para garantizar que las medidas de control se van a cumplir, que hay sistemas de vigilancia de la epidemia adecuados....". Estos indicadores, “se tienen que valorar en su conjunto” y “es temerario plantear un único parámetro con un único umbral”, aunque “sí hay que valorar algún máximo o mínimo como orientación y en eso se está trabajando ahora”. Simón ha explicado que se está trabajando con grupos multisectoriales e interrterritoriales para “cerrar definiciones de todos los indicadores”, pero que no se va a poner un umbral específico para cada uno de ellos. Para explicar el motivo ha puesto el siguiente ejemplo: “Si ponemos un número mínimo de casos por habitante, una comunidad puede que tenga capacidades de sobra para darles seguimiento y que otra con menos recursos no pueda”.

No obstante, el plan de desescalada que presentó ayer el Gobierno genera muchas dudas porque tiene muchos flecos. No hay fechas concretas y serán las “comunidades, las que con la información en la mano, propongan qué territorios están listos para pasar de escenario”. Tampoco hay cifras exactas de con cuántos amigos se puede sentar uno cuando abran las terrazas ni los límites de movimiento dentro de la provincia cuando se llegue a la fase 1, entre otros. “No tendría sentido dar esta información hasta que no tengamos documentos finalizados”, ha subrayado el epidemiólogo, tras apuntar que “lo que se hace normalmente en meses e, incluso en años, se está haciendo en días”.