La Sanidad española sigue sin contratar a los 50.000 sanitarios que prometió Sánchez

El sindicato CSIF denuncia la “situación caótica” que sufre la atención primaria en esta segunda ola por la falta de plantillas en nuestro país

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha advertido de que la situación de la atención primaria empieza a ser caótica ante los rebrotes causados por la Covid 19 por la falta de personal y de medios preventivos, y la subida de las listas de espera. La organización que preside Miguel Borra teme además que la gripe agrave la situación porque, según sus datos, hay un déficit de 6.000 efectivos sanitarios y las contrataciones han sido insuficientes en todo el país, pese a la promesa del Gobierno en pleno confinamiento de contratar a 50.000 profesionales.

La central, el sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que las autonomías empiezan a estar desbordadas, sobre todo en el primer nivel asistencial, ya que se han triplicado las consultas y faltan rastreadores. CSIF urge a “tomar medidas para no caer en los mismos errores” y pide “agilizar la implantación y formación de estos profesionales, insuficientes a pesar de los refuerzos del Ejército”.

La central alerta de que esta situación afecta a la mayor parte del territorio. En Valencia, por ejemplo, “la situación comienza a desbordarse y los refuerzos no han llegado en su totalidad. El personal de sustitución de verano ha sido el mismo que el año anterior, faltan rastreadores y en atención primaria hay colas de usuarios en la calle y profesionales saturados”: En Aragón, apunta que hay retrasos en el primer nivel asistencial y, en estos momentos, se han limitado las intervenciones quirúrgicas a lo urgente y oncológico en la mayor parte de los hospitales de la comunidad. En La Rioja, CSIF revela que la atención primaria no se refuerza más allá de los contratos de verano habituales. El Hospital San Pedro, de Logroño, el mayor de la comunidad, se concentra todos los lunes desde hace ocho semanas para reclamar más efectivos. En la Comunidad de Madrid, la falta de personal en primaria ha provocado importantes retrasos en las citas ordinarias, que alcanzan en algunos casos los 15 días.