Una auxiliar de vuelo sufre siete fracturas en una pierna por culpa de una turbulencia

El avión cruzaba el Atlántico cuando se metió en una violenta tormenta de granizo y lo le dio tiempo a ponerse en un lugar seguro.

Eden Garrity, de 27 años
Eden Garrity, de 27 añosLa Razón

Eden Garrity, de 27 años, caminaba el pasado mes de agosto por el pasillo del avión estaba empujando un carrito de catering como hacía en cada vuelo. Pero esta vez iba a ser diferente. Habían salido de La Habana con dirección a Manchester. Cuando la aeronave atravesaba el Atlántico, Garrity ofrecía un tentempié a los pasajeros. En cuestión de segundos, el avión se adentraba en una violenta tormenta de granizo. El piloto pidió al pasaje que se sentara y se abrocharan los cinturones. Sin tiempo para reaccionar, en cuestión de cinco segundos, se produjo una fuerte sacudida. La tormenta hizo descender la aeronave una 152 metros en una décima de segundo. La fuerza G provocada por la turbulencia hizo que la auxiliar de vuelo fuera lanzada violentamente contra el suelo del avión con tan mala suerte que al apoyar la pierna se fracturó el peroné por cinco sitios, la tibia y el hueso del tobillo, informa “The Sun”.

La auxiliar tuvo que esperar 7 horas antes de ser trasladada al hospital
La auxiliar tuvo que esperar 7 horas antes de ser trasladada al hospitalArchivo

Quedaban siete horas para llegar a Reino Unido y Garrity sólo pudo tomar unos analgésicos para tratar de aguantar el dolor antes de que un médico la atendiera. Tras aterrizar en Manchester fue llevada directamente al hospital, donde fue operada de urgencia. Le colocaron varias placas metálicas para unir los huesos y tuvo que esperar más de dos meses antes de volver a caminar.

La mala suerte de Garrity no acabó ahí. Trabajaba para Thomas Cook, que asumió los gastos de la operación y la indemnizó antes de declarar la quiebra. Pero ahora, sigue con el proceso de recuperación y ha comenzado a buscar trabajo.