La música vivida desde dentro

Symphony, de Fundación «la Caixa», les integra en una orquesta con realidad virtual

Sentarse junto a una orquesta sinfónica compuesta por un centenar de músicos sintiéndote uno más de ellos, en el Gran Teatro de Liceo como escenario y con el director de orquesta frente a ti, conocer los entresijos de esta gran orquesta o vivir la música desde su vertiente más emocional es algo con los que algunas personas sueñan y otras ni siquiera se plantean que sea posible, pero que ahora la Fundación «la Caixa» ha hecho realidad gracias a Symphony. Un viaje al corazón de la música.

Se trata de una experiencia única, inmersiva e itinerante que, gracias a la tecnología de la realidad virtual, permite al espectador vivir la música clásica como nunca antes. Y es que a partir de dos unidades móviles que se despliegan y se convierten en dos salas de 100 metros cuadrados cada una, el público podrá ver primero una película panorámica que le introduce en este viaje y le guía solo a partir de sonidos para a continuación, en la segunda unidad, dar el salto a la realidad virtual, que permite un visionado en 360º para vivir sobre el escenario del Gran Teatro del Liceo y junto a los músicos de la Mahler Chamber Orchesta la interpretación de piezas musicales como la Quinta Sinfonía de Beethoven bajo la batuta del director Gustavo Dudamel. Ambas películas, con guion y dirección de Igor Cortadellas, tienen una duración total de 40 minutos.

Sobre la experiencia, Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación «la Caixa», comenta que «con ella, queremos contribuir a divulgar la música clásica a través de las composiciones sinfónicas y llevarla al gran público, así como a todos los amantes de la música que se pueden sentir atraídos por ella.

Orquesta y director se dan la mano para proponer un viaje muy especial y sin precedentes a través de las emociones y las notas de grandes compositores hacia el corazón de la música clásica y del alma humana», añade Durán, mientras que el director Gustavo Dudamel, por su parte, apunta que «este proyecto es una exposición móvil que ofrecerá a decenas de miles de personas acceso a la música sinfónica y suscitará una mayor apreciación de esta forma de arte».