La familia de Marta del Castillo presentará un recurso al «carpetazo» del juez

La Policía lamenta el archivo del caso y que el magistrado no haya colaborado con ellos en la investigación de la última versión de Carcaño

Marta del Castillo salió de su casa a las 17:00 horas del 14 de enero de 2009 y nunca regresó. Cuatro años después, la familia sigue luchando para poder recuperar el cuerpo de su hija
Marta del Castillo salió de su casa a las 17:00 horas del 14 de enero de 2009 y nunca regresó. Cuatro años después, la familia sigue luchando para poder recuperar el cuerpo de su hija

Sevilla- «El de Marta del Castillo es un caso atípico y especialmente sensible», afirma el secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP) en Andalucía occidental y Ceuta, Fernando Calderón. Cuatro años después del asesinato de la menor, su familia ha sufrido un «revival» con tintes negros. La prolija séptima versión de lo sucedido el 24 de enero de 2009 ofrecida por el asesino confeso y encarcelado, Miguel Carcaño, achaca el crimen a su hermano, Francisco Javier Delgado. La Policía creyó contar con indicios suficientes para pensar que esta vez Carcaño decía la verdad e imputar a Delgado un delito de homicidio. Y se ha constatado cómo, por el contrario, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, no lo creyó así y dio carpetazo hace unos días a las diligencias abiertas tras el nuevo relato.

Pero el magistrado no se limitó a sobreseer el asunto. En su auto de archivo, menosprecia los indicios que los investigadores consideraron relevantes. Tilda la versión de Carcaño de «inverosímil» y «fantasiosa», censura la actuación de los agentes, a quienes acusa de «extralimitarse» al tomarle declaración a un mentiroso reincidente, y recuerda que Delgado ya se sentó en el banquillo y fue absuelto en sentencia firme.

Sin embargo, Calderón sostiene que «se deben agotar todas las posibilidades de encontrar a Marta». «La Policía –añade– tiene el deber de hallar el cadáver y se puede escuchar a Miguel incluso por octava o novena vez hasta que aparezca».

El dirigente de la CEP defiende la labor de sus compañeros que «han creído que existían nuevos datos interesantes». De hecho, lanza un mensaje a De Asís: «Tiene que entender que somos policías y hay que estudiar todas las posibilidades. Sabemos que las acciones policiales son criticables, pero llevamos en nuestro ADN la labor de investigar. Nunca se podrá decir que el caso está cerrado hasta que haya vestigios del cuerpo de una persona, que cuando ocurrieron los hechos era menor de edad». Marta tenía 17 años cuando le arrebataron la vida. Calderón lo tiene claro: «Los que no habremos sido capaces de encontrarla cuando pasen 15 o 20 años seremos los policías, no la Fiscalía ni el juez», lamenta. En ese sentido, pide al Ministerio del Interior, «que ha estado detrás, respaldándonos», que no abandone: «A la familia sólo le queda eso».

En relación con el duro escrito del juez, duda de que «para un policía prime el hecho de recibir un varapalo judicial que la tranquilidad de haberlo intentado todo». Y matiza: «A mí me dolería más no poder mirar a los ojos a los padres –Antonio del Castillo y Eva Casanueva– que el pronunciamiento del juzgado, con todo el respeto a la autoridad judicial». En la misma línea, el secretario general del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), Manuel Espino, sentencia: «Vamos a seguir investigando porque es nuestro deber moral y profesional». Se trata del líder sindical que pidió a través de LA RAZÓN al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que intervenga «para poner las cosas en su sitio y dar un poco de aliento judicial a la familia» de la joven sevillana. Espino lanza también un mensaje con un obvio destinatario: «El automatismo nos lleva en ocasiones a situaciones como ésta, a criticar a quienes intentamos cumplir con nuestra obligación», lamenta.

Otras fuentes policiales manifiestan sin ambages que el instructor ha cometido «errores». Señalan que ,tras escuchar a Carcaño declarar que fue su hermano y no él el responsable de la muerte de Marta, debía haber enviado el tema a la oficina de reparto para que el juez al que le tocara fuera el encargado de investigar la nueva teoría. ¿La razón? A Delgado se le había imputado ahora un delito de homicidio por el que no fue juzgado ni absuelto. Fuentes judiciales indican a este periódico que «no es un tema fácil». «Se trata de una acusación novedosa –explican–, pero los hechos y los actuantes son los mismos que en el caso que ya estaba instruyendo el juez». Si bien, insisten en que «no es una cuestión de blanco o negro» y deslizan la posibilidad de que la Audiencia de Sevilla acabe dándole el asunto a otro magistrado si la familia de Marta recurre el archivo. Iniciativa que, según confirmó ayer Antonio del Castillo a este diario, «se hará en los próximos días». Se ha retrasado por un cambio de abogado.

Al margen de esa rendija, las mismas fuentes policiales critican, asimismo, que De Asís no «haya facilitado el trabajo» a los agentes a la hora de acceder a información que acreditase el nuevo relato de Miguel o, por el contrario, lo desarmara. «No concedió la orden judicial necesaria para que un banco entregara datos de Carcaño con los que comprobar si había adquirido un "home cinema", una cámara y una PlayStation, en los que se habría gastado el dinero para pagar la hipoteca de su piso de León XIII». ¿Por qué son importantes esos objetos? Según Carcaño, su compra habría provocado una fuerte discusión con Delgado que acabó con la trágica muerte de la hija de Antonio y Eva al ritmo de los golpes de un arma.

Para la Policía se trata de un «motivo lógico» de ese choque «violento» entre los hermanos. Como lo es el lugar del enterramiento apuntado por Miguel –una zanja a las afueras del término municipal de La Rinconada–, si se tiene en cuenta que sólo disponían de 55 minutos para hacer desaparecer el cuerpo. Les cuadran igualmente a los investigadores las llamadas telefónicas de la fatídica noche, a lo que hay que sumar otras cuestiones como que Delgado «solía portar un arma», sobre todo cuando trabajaba en el «mundo de la noche». Extremo que negó ante el juez.

Con todo, una arista desbarata la utilidad de la última y teóricamente bienintencionada declaración de Miguel: a pesar de que salió de prisión dos veces para intentar concretar in situ el lugar del enterramiento del cadáver, no ha sido capaz de hacerlo.

Sin rastro del cuerpo, la que sigue sepultada es la verdad. Si bien, en el despacho de De Asís queda una pieza separada que permite la búsqueda del cuerpo de la joven sevillana. A ella se agarrarán los agentes para seguir la pista de nuevos indicios y poder sacarse la espina clavada.

Calderón remata: "Todos somos Marta del Castillo y la Policía se siente parte de ese 'Todos somos'".

Antonio del castillo, protagonista de LA RAZÓN DE...

Antonio del Castillo y Eva Casanueva, padres de Marta del Castillo, serán los protagonistas de «LA RAZÓN de...» que se celebra esta tarde en la sede del diario. Durante el acto, Antonio del Castillo repasará el calvario por el que ha pasado su familia en los cuatro años que han transcurrido desde que la adolescente saliera de casa para encontrarse con su verdugo. La familia del Castillo estará arropada en el acto por numerosas personalidades del mundo de la política, de la cultura y numerosos periodistas que han seguido muy de cerca todas las novedades del caso.