En Lali, la comida tiene un particular sabor a tradición

El proyecto personal de Ángel de la Esperanza ofrece una de las propuestas culinarias más interesantes para el puente de mayo

La antigua casa de comidas situada en el número diez de la calle Cronista Lecea | Imagen cedida
La antigua casa de comidas situada en el número diez de la calle Cronista Lecea | Imagen cedida

El proyecto personal de Ángel de la Esperanza ofrece una de las propuestas culinarias más interesantes para el puente de mayo

Comer bien en Segovia es fácil. En la capital castellanoleonesa la oferta gastronómica resulta de lo más abundante, aunque puestos a elegir, merece la pena dejarse guiar por los consejos de los autóctonos. Y son ellos los que cuentan que el restaurante más antiguo de la ciudad, antes conocido como “La Oficina”, mantiene hoy en día el liderazgo culinario en la ardua tarea de agasajar a los diferentes visitantes que llegan a la zona.

Gran parte de la culpa la tiene Ángel de la Esperanza, más conocido como Lali, chef y alma máter que da nombre al restaurante que desde 2016 se ha convertido en la cita obligada de todo aquel que pisa suelo segoviano. La antigua casa de comidas situada en el número diez de la calle Cronista Lecea, situada a pocos pasos de la Plaza Mayor, permite al comensal combinar tradición y vanguardia de forma muy sutil y acertada. Desde fuera, parece que nada haya cambiado, pues la fachada mantiene intacto el encanto de las típicas portadas de caserío castellano de antaño. Sin embargo, al cruzar la puerta entramos en otra dimensión, pues en el interior prima la decoración moderna, aunque delicada y sin estridencias, lo que crea una atmósfera sencilla y muy agradable que invita a disfrutar de una gran velada. No es de extrañar, pues, que el local esté repleto de clientes de mediana edad como de jóvenes.

El objetivo de hacernos sentir bien se cumple desde el primer momento. Pero la experiencia se completa cuando nos sentamos a la mesa, que al fin y al cabo es lo que importa cuando se opta por un restaurante u otro. En el caso de Lali, basta con abrir la carta para entender que se ha acertado de pleno, pues incluso entre las raciones sobresale la materia prima más excepcional de España, como la parrilla de verduras del Carracillo, la ración de gamba blanca de Huelva o los callos al estilo segoviano. Si opta por comer a la carta, el producto de temporada es el que manda, por eso, para picar y compartir merece la pena decantarse por las alcachofas salteadas con jamón ibérico, la cecina de Kobe o los judiones segovianos con su apaño, mientras que para comer no defrauda ningún asado, ya sea cabrito o cordero.

No obstante, sea cual sea la elección del comensal, el chef siempre recomienda dejar hueco para probar alguno de los asados a la parrilla de carbón vegetal, ya que es la joya de la corona del nuevo restaurante. El menú diario también está a la altura de las expectativas, tal y como ocurre con la carta de raciones, perfecta para la barra o la planta de abajo. Para más información visiten la página web www.restaurantelali.com o llamen al teléfono 921 475 365.