Sin temor ni temblor

Este será un lugar de crítica y análisis de los hechos políticos y sociales que nos afectan y pretendo escribir y hablar de manera libre y autónoma, sin temor ni temblor, con claridad y contundencia pero con el máximo respeto a quienes puedan pensar diferente. Quiero que sea un lugar para la libertad y la decencia, la honestidad y el compromiso público, incluida la necesaria autocrítica que nos hace mejores.

  • Image

Ahora, la Plataforma Ahora

true

Sobre el autor

Gorka Maneiro

Impulsor y portavoz de la Plataforma Ahora. Comprometido con los asuntos que afectan a España y a los españoles, convencido de que la política debe servir para construir una sociedad mejor para todos. Defiendo más bienestar y más igualdad para todos, lucho contra todas las desigualdades e injusticias, abogo por una regeneración profunda de España y reivindico una política decente que anteponga los intereses de los ciudadanos a los de los partidos políticos. Ofrezco hechos, no simples palabras, soy dialogante y europeísta, defiendo las reformas modernizadoras que el país necesita y me siento cercano a los ciudadanos que peor lo están pasando, consecuencia de la crisis económica y política que seguimos padeciendo. Soy inconformista y creo en las causas justas, crítico pero constructivo, flexible en lo accesorio pero firme en lo esencial.

ETIQUETAS

La recién creada Plataforma Ahora pretende habilitar un espacio de encuentro donde podamos encontrarnos personas que, formando parte de partidos políticos distintos o sin pertenecer a ninguno (seguramente, estas sean la mayoría), compartimos una serie de ideas y principios recogidos en el manifiesto: igualdad, socialdemocracia, regeneración profunda de nuestra democracia y del comportamiento interno y externo de los partidos políticos, separación de poderes real, ciudadanía, laicismo y europeísmo.

El manifiesto y la iniciativa ya ha sido firmada y apoyada por personas de la talla de Fernando Savater, Félix Ovejero, Sevi Mora, Dolores Agenjo, Pepe Domingo, Luis de Velasco y David Ortega, entre otros muchos ciudadanos anónimos, muchos de ellos profundamente decepcionados por el devenir del panorama político y por la falta de interés por parte de los principales partidos en resolver los problemas de la gente. Analizada la respuesta obtenida durante estos primeros días de vida y la cantidad de personas que se está sumando, podemos sentirnos optimistas: ¡tiemblen los acomodados y los sectarios! Y, obviamente, los corruptos, los recortadores sociales... y los nacionalistas que quieren romper España.

Los huérfanos políticos se han multiplicado en los últimos tiempos en España y es muy probable que muchos de ellos se encuentren cómodos en un lugar como éste. En ese sentido, se trata de un formato que pretende ser innovador, abierto y flexible, dispuesto a sumar personas, ideas y propuestas que puedan dar respuesta a los problemas esenciales que hoy día tenemos los ciudadanos españoles. Un lugar no apto para quien piense que no hay vida inteligente más allá de sus fronteras partidarias... ni para las élites políticas de los partidos que pretendan cercenar la libertad de pensamiento y laminar al discrepante.

Como señalamos en el manifiesto, reclamamos la ley común como elemento definitorio de la comunidad política, abrazamos el republicanismo cívico, el liberalismo político y el ideal de ciudadanía desde la firme convicción de que no hay nada más emancipador, más progresista y más igualitario. Estamos firmemente convencidos de que defender la igualdad y la unidad de España frente a los nacionalismos que pretenden romperla es profundamente progresista: España no puede ser una suma de parcelas con intereses contrapuestos sino un país de ciudadanos libres e iguales en derechos y obligaciones.

Por otro lado, en España se da una anomalía democrática que también provoca millones de huérfanos políticos: no hay un partido ubicado a la izquierda del centro político, progresista y socialdemócrata, que defienda la igualdad y se enfrente, por tanto, a los nacionalistas que quieren romper España. Ya lo denunció Antonio Muñoz Molina: “primero se hizo posible ser de izquierdas y ser nacionalista; después se hizo obligatorio”. En nuestra opinión, una contradicción en los términos que se da por cierta en amplios espacios políticos, económicos y mediáticos. Nosotros nos disponemos a rebatirlo: la izquierda y el nacionalismo son o deberían ser conceptos antitéticos. Nosotros queremos reivindicar una izquierda progresista (sensata, razonable, contundente pero respetuosa con el adversario político y con una idea clara de España) frente a la izquierda reaccionaria que antepone la identidad a la igualdad.

Si además de todo esto se añade la defensa del Estado del bienestar, la regeneración política, la democratización interna de los partidos y las reformas políticas, institucionales y constitucionales que España y Europa necesitan... cerramos las cuestiones esenciales que defendemos.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias