MENÚ
jueves 19 octubre 2017
04:58
Actualizado
El Tiempo
  • 1

3-0. Con Ben Yedder basta y sobra

Un «hat-trick» del delantero francés le da al Sevilla el triunfo frente al débil Maribor esloveno débil Maribor y pone a los de Berizzo en cabeza de su grupo

  • Correa, que se inventó la jugada del primer gol, celebra el tanto con el que Ben Yedder abrió la victoria sevillista
    Correa, que se inventó la jugada del primer gol, celebra el tanto con el que Ben Yedder abrió la victoria sevillista
true
Lucas Haurie Sevilla.

Tiempo de lectura 2 min.

27 de septiembre de 2017. 11:47h

Comentada

La Champions tiene estas cosas y entiéndase como «cosa» esta banda de amigos eslovenos que apareció anoche por el Sánchez Pizjuán. Si éste es el torneo que pretenden realzar los grandes clubes porque en sus ligas se aburren, aviados están. Vaya nivelito. El Sevilla ganó con total facilidad pese a no jugar nada bien, porque jugar bien no puede ser hacerlo andando. Con semejante ritmo, cualquier rival mediano de la competición nacional, el Málaga que llega el sábado sin ir más lejos, le habría hecho una avería a los del Toto Berizzo, quien sigue sin hacer funcionar al ramillete de buenos peloteros que le han puesto a su disposición.

Por suerte, lo de ayer no era un partido. El tono del entrenamiento con público se conoció con precisión al cuarto de hora cuando el Sevilla, sin acelerar, ya había visitado tres veces con peligro el área de Handanovic. Tras acumular alguna ocasión más, y sin que hubiera noticia de los atacantes balcánicos, se descerrajó el marcador justo antes de la media hora y justo antes también de que el público empezase a ponerle música de viento a su impaciencia. El graderío estaba seguro de que su equipo ganaría, pero la proverbial exigencia del sevillismo y el avance de las manillas del reloj habían traído cierto runrún de enojo. Tucu Correa, preferido a Navas como extremo derecho, calmó los ánimos con una de esas jugadas que lo predicen como un crack: eslalon con el balón cosido al pie, dos golpes de cintura y asistencia a la salida del portero para que Ben Yedder la empujase. El infravalorado delantero francés, nada elogiado pese a sus números estelares, acertó antes del descanso a meter un gol más complicado, al recoger un pase en profundidad del Mudo Vázquez y cruzar su remate al poste contrario.

Lo fascinante de estos equipos es que, perdiendo por goles y con 45 minutos para remontar, siguen metidos atrás con ocho futbolistas. Era una invitación en toda regla al Sevilla para que arreglase su «goal-average», aunque el portero visitante se resistía a llevarse un saco y lo demostró con intervenciones meritorias ante Corchia y Ben Yedder, detectado otra vez por Vázquez con un pase clarividente entre un bosque de piernas auriazules.

Jesús Navas, que suplió a un Nolito sin ritmo, estrelló una vaselina en el larguero nada más entrar, pero estaba escrito que el protagonista de la noche había de ser Ben Yedder, quien completó su triplete gracias a un penalti cometido sobre su compatriota Corchia, tan claro como el que le fue escamoteado en la primera parte. Buen partido del lateral diestro que, en funciones ofensivas, se distingue de Mercado como el Vega Sicilia del mollate de tetrabrik. El empate del Liverpool en Moscú, para redondear la noche, concede a los sevillistas el liderato del grupo. Se le puede pedir más fútbol a este tramo inicial del curso, mucho más, pero no mejores resultados.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs