viernes, 21 julio 2017
03:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Castilla y León

En Tabanera de Cerrato ofrecen casas a familias jóvenes para atraer población

  • Esta localidad palentina hace pública una oferta porque quiere reabrir sus escuelas después de 30 años

Padres y niños de la localidad palentina de Tabanera de Cerrato piden la vuelta de la escuela a este municipio
Padres y niños de la localidad palentina de Tabanera de Cerrato piden la vuelta de la escuela a este municipio
Brágimo/Ical

La despoblación es uno de los principales problemas que sacude Castilla y León, una amenaza virulenta que muestra su cara más feroz en el medio rural de la Comunidad, en el que año tras año se incrementa la pérdida de efectivos.

Para combatirlo, cada vez son más los pueblos de la Región que apuestan por su propios antídotos para frenarla y para seducir a la gente joven. Uno de estos casos es Tabanera de Cerrato que ha hecho pública una oferta de alquileres sociales, para fomentar el asentamiento de población y reabrir las escuelas del pueblo tres décadas después de su cierre.

El Ayuntamiento de este pequeño pueblo cerrateño busca «insuflar un poco de vida» a la localidad con la llegada de los nuevos inquilinos de estas viviendas sociales, rehabilitadas dentro del programa Rehabitare de la Junta.

Iniciativa para la que ya han recibido cerca de una veintena de solicitudes en dos días de familias que «quieren tener un cambio de aires» y ocupar este nuevo hogar «por un precio simbólico de 80 euros al mes», explica la alcaldesa de la localidad, María Luz Íscar.

Y es que, en poco más de dos años, esta población del Cerrato palentino ha conseguido pasar de los 100 habitantes a los 148 que tiene en la actualidad.

«Estamos consiguiendo subvenciones para renovar cosas, hacer actividades y arreglar viviendas. Tenemos muchos proyectos», manifiesta la regidora quien advierte que esta situación de incremento poblacional «podría revertirse si no se logra la reapertura de la escuela».

En la actualidad, los ocho niños de Tabanera de Cerrato que están en edad escolar tiene que desplazarse a diario hasta Torquemada, a cuarenta minutos de ida y otros tantos de vuelta en autobús, para ir a clase. «Nuestros hijos salen de casa a las nueve de la mañana y no vuelven hasta las cinco y los padres queremos que nuestros hijos se queden en el pueblo», dice uno de los progenitores.

Para cambiar las rutinas de sus hijos, han propuesto a la dirección provincial de Educación la reapertura de una unidad escolar que dependa del colegio de Torquemada en la que tengan cabida todos los niños de la localidad porque, aunque las escuelas pueden reabrirse ya, no son suficientes para que su educación tenga continuidad en todos los cursos.

«Tenemos las instalaciones municipales preparadas y hasta tenemos una profesora de Tabanera que pediría la plaza sin pensarlo para venirse a trabajar al pueblo», comenta a Ical la alcaldesa de este municipio.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1