sábado, 29 abril 2017
04:08
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Columnistas

Nada de nada

Viajo de vuelta a Madrid y quiero hacerlo con el artículo escrito y enviado. El problema es que no se me ocurre nada. Nada de nada. Mi mente es un vacío grisáceo que se oscurece a medida del tiempo que pasa. Hace tres minutos, detrás del gris se adivinaba un resplandor modesto. El resplandor se ha apagado. Escribir de nada es empresa complicada. Como buscar el amor en la nada contraria. –Señorita, me gustaría iniciar una relación con usted–; –pues, lo siento muy de veras don Anselmo. Yo con usted no quiero nada de nada–. Gran disgusto el de don Anselmo, disgusto que para no variar, no me importa nada.

De niño fui castigado por rechazar un condumio. Mi tía Leonor, a la que no quería nada, me invitó a comer. Jamás me regaló nada, lo cual encaja a la perfección en este texto de naderías. –¿Te gustan...

Suscríbete para leer la noticia completa:
Disfruta de
con un 50% de descuento
Disfruta de tu abono Mensual en ORBYT o KYM a 4,99€/mes*
Si necesita más información
Haznos tu consulta por mail a atcliente@larazon.es o llama al teléfono de atención al cliente 91 324 71 24
Horario de atención telefónica en julio de 09:00 h a 17:00 h de lunes a viernes, agosto de 09:00 h a 15:00 h de lunes a viernes
SIGUENOS EN LA RAZÓN