viernes, 18 agosto 2017
22:29
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Atropello: Segunda causa de muerte por accidente

  • La siniestralidad en las ciudades aumenta un 18% y la mitad de los fallecidos se producen en el entorno laboral. Los expertos piden cambios legales

ETIQUETAS

Un total de 386 personas murieron atropelladas el año pasado, según los datos de la DGT
Un total de 386 personas murieron atropelladas el año pasado, según los datos de la DGT
EFE

Cinco personas pierden la vida cada día en las carreteras españolas. Al menos 10.000 familias españolas quedaron rotas el año pasado al perder algún miembro de su familia o tuvieron que pasar por un hospital a consecuencia de un siniestro. En concreto, en 2016 se produjeron 102.362 accidentes con víctimas en los que perdieron la vida 1.810 personas y otras 9.755 resultaron heridas y necesitaron cuidados hospitalarios, según los datos consolidados de la DGT de 2016, dados a conocer ayer. Pero si hay un dato alarmante en la estadística es el aumento en un 18% de las víctimas mortales en ciudad (seis de cada diez accidentes ocurrieron en estas vías) mientras que el atropello a peatones ha subido un 6 por ciento, con respecto al año anterior, hasta el punto de que el 21 por ciento de los fallecimientos se produjeron por esta causa. Así, podemos decir que el atropello se ha convertido en la segunda causa de muerte por accidente, después de que en 2016 perdieran la vida por esta causa 389 personas, frente a los 367 del año anterior. La primera causa es la salida de la vía, que acapara el 33% de los fallecidos. ¿Por qué ahora hay más casos?¿Por qué ha aumentado la accidentalidad (un 18% en ciudad y un 3% en vías interurbanas)? «En España ha bajado la siniestralidad pero hemos llegado a un tope hasta el punto de que, o cambiamos las reglas o en 2020 llegaremos a los 2.000 muertos, volveremos a las cifras de hace casi una década. Hace ochenta años las ciudades se diseñaban pensando en los coches, pero ahora nos ha dado por ir en bicicleta, por andar o coger la moto. De hecho, se venden tantas bicicletas como turismos y el 65% de las motos son modelos para circular en ciudad. A ello hay que añadir que se ha multiplicado por tres el número de runners en las ciudades», explica Ramón Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial.

La solución pasa por «elaborar una ley de vulnerables dirigida a peatones, ciclistas y motoristas que se centre en medidas para calmar el tráfico, porque no podemos tener una velocidad genérica para circular por ciudad de 50 km/h. También es necesario tomar decisiones atrevidas y crear una secretaría de Estado para decidir que hacer con la movilidad en este país», añade Ledesma.

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ayer dijo que ya está trabajando con los Ayuntamientos –los titulares de las vías urbanas– para reducir el repunte de víctimas. Su labor se centra, básicamente, en «calmar» el tráfico con medidas como la reducción de la velocidad. De ahí que ya sean cada vez más las zonas urbanas limitadas a 30km/h. «Vamos a renovar el convenio firmado con la Federación Española de Municipios y Provincias para avanzar en medidas que ayuden a los ayuntamientos a rebajar la accidentalidad en las vías urbanas». Además, elaborará una guía «con ejemplos de posibles actuaciones de bajo coste y elevada eficacia para implantar en las nuevas infraestructuras o para remodelar las ya existentes». En lo que respecta al incremento de atropello de peatones, Tomas Santa Cecilia, portavoz de RACE, cree que «se ha bajado la guardia en acciones de seguridad en municipios y ciudades, hacen falta más políticas. La estrategia debería centrarse en poner en marcha campañas de concienciación relacionadas con la distracción que no solo vayan dirigidas a los conductores, sino también a los peatones, que muchas veces cruzan calles mientras leen o escriben mensajes en el teléfono móvil». Y es que, según los datos de la DGT, «más de la mitad de los atropellados cruzaban por lugares indebidos o no llevaban material reflectante», añade el experto.

RACE apuesta por un Plan Nacional de la Bicicleta que tenga en cuenta las necesidades de los ciclistas y conductores y apuesta por impulsar la formación en prevención de accidentes en las empresas teniendo en cuenta que la mitad de los fallecidos en ciudad se produjeron en el entorno laboral, es decir, cuando los trabajadores iban o salían del trabajo.

Por su parte, la asociación de víctimas Aesleme, lamentó que las cifras de siniestralidad en España hayan empeorado considerablemente y hayamos pasado de una tasa de 36 fallecidos por millón a una de 39. «Los responsables políticos deberán repasar y ofrecer soluciones eficaces y novedosas para acabar con los accidentes de tráfico, aunque esto suponga invertir, promover o incentivar nuevas medidas», dijeron desde Aesleme. No obstante, y pese al aumento de la siniestralidad, España sigue situándose en quinta posición en el ranking europeo por tasa de víctimas mortales con menor número.

Llama la atención que, a estas alturas, todavía se registre un 23% de fallecidos mayores de 12 años que viajen sin cinturón de seguridad, según revelan los datos de la DGT.

Además, el 10,4 por ciento de los accidentes con víctimas en vías interurbanas estuvieron relacionados con el alcohol, un porcentaje que se eleva hasta el 12% en le caso de las drogas.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs