MENÚ
miércoles 17 enero 2018
15:32
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Todos a hombros en el cierre de la Feria de Cali

El francés Sebastián Castella cortó cuatro orejas y sus alternantes, el colombiano Luis Bolívar y el peruano Andrés Roca Rey, cortaron otras dos cada uno, para marcharse todos, junto con el ganadero, por la puerta grande de Cañaveralejo.

  • Roca Rey junto al ganadero Juan Bernardo Caicedo en el cierre de la Feria de Cali
    Roca Rey junto al ganadero Juan Bernardo Caicedo en el cierre de la Feria de Cali / Véronica Sierra
Efe.  Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

01 de enero de 2018. 17:46h

Comentada
Efe.  Madrid. 1/1/2018

La corrida que la Feria de Cali esperó durante todo el ciclo de sus 60 años de aniversario saltó a la hora de echar el cerrojo de Cañaveralejo. Ocho orejas y una plaza llena de alegría es el balance de una corrida en la que los toros del hierro de Juan Bernardo Caicedo, bien presentados y, en general, encastados, sirvieron de materia prima para el triunfo de Sebastián Castella, Luis Bolívar y Andrés Roca Rey, quienes se fueron a hombros, al lado del ganadero triunfador.

Sebastián Castella picó en punta desde el turno inicial cuando se hizo a un toro que fue franco en sus embestidas y con suficiente fuelle para permitir la larga exhibición del torero francés. Un espadazo en lo alto le permitió cobrar los dos primeros apéndices de la tarde. En el cuarto, Castella repitió la dosis, con lucimiento especial en el capote, antes de correr la mano con temple y suavidad ante un enemigo que no desentonó frente a esa propuesta, hasta ganarse la vuelta al ruedo. Dos orejas más y, de paso, el pasaporte para el lidiador galo de convertirse en firme candidato a ser el triunfador de la Feria, por el número de orejas cortadas.

Luis Bolívar se hizo al favor de los tendidos recibiendo al segundo de la tarde con percal de categoría. El mando y la firmeza, más un trasteo en que no hubo error alguno potenciaron su lidia a los máximos trofeos, dos apéndices, lo que en efecto sucedió tras tirarlo con espadazo en el mejor sitio.

Los dividendos del colombiano pudieron crecer en el quinto de la tarde, un toro bravo y de calidad, pero el fallo con el estoque redujo el reconocimiento a un saludo desde el tercio. Para el peruano Andrés Roca Rey hubo dos toros menos claros que los de sus compañeros, lo que no fue obstáculo para que consiguiera cautivar al público que en casi tres cuartos de plaza llegó al coso a despedir el año taurino.

Roca Rey dio una clamorosa vuelta al ruedo en el tercero, tras una faena de emoción que no pudo coronar con el acero. En el sexto salió a por todas y, luego de entregarse sin pausa en una lidia de más ambición que de ortodoxia, despertó el clamor popular para ganarse la salida a hombros, con la aquiescencia de la Presidencia, bondadosa en extremo a lo largo del festejo. EFE

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs