5 remedios infalibles para aliviar la resaca de Fin de Año

Tenemos que reconocerlo, cada 1 de enero debería estar grabado a fuego en el calendario como el Día de la Resaca. Y además, en mayúsculas. Los excesos del año se concentran en la mágica noche del 31 de diciembre al 1 de enero, cuando entre los brindis, las uvas, la familia, los amigos y la fiesta en general, es inevitable excederse más de la cuenta, sobre todo con el alcohol, por no hablar de la comida, claro.

Tenemos que reconocerlo, cada 1 de enero debería estar grabado a fuego en el calendario como el Día de la Resaca. Y además, en mayúsculas. Los excesos del año se concentran en la mágica noche del 31 de diciembre al 1 de enero, cuando entre los brindis, las uvas, la familia, los amigos y la fiesta en general, es inevitable excederse más de la cuenta, sobre todo con el alcohol, por no hablar de la comida, claro.

Lo sentimos, no existen los milagros anti-resaca, aunque imaginamos que esto lo sabes, o lo sufres, más bien. Pero sí que existen algunos, por supuesto nunca demostrados científicamente, remedios que pueden ayudarnos a paliar los estragos de los excesos navideños, sobre todo al despertarnos en el nuevo año. Esto son algunos de los más populares:

1. Comer algo antes de acostarse: no es un consejo, es más bien una necesidad. Que levante la mano quien no haya llegado a casa alguna vez tras una noche de fiesta y no haya saqueado la nevera. Un sándwich, una pizza o hasta unos macarrones con queso. Literal. La creencia popular dice que cuando más grasienta es la comida, más alcohol puede absorber, pero lo que es cierto es que del dolor de cabeza matutino no nos libra ni una lasagna de carne.

2. No mezclar: suena a sabio consejo de mamá, pero es la pura realidad. En Navidad se bebe, y se bebe, mucho. Ya solo nos faltaría beber bien. Con algo, tampoco pedimos mucho, de sentido común a la hora de beber, podemos evitar despertar con el tamborilero en nuestra cabeza. Evita comenzar la cena de Nochevieja con unas cañas, pasar al vino, el champán, de postre un vino dulce y luego gintonics o bebidas de alto grado, porque de lo contrario estarás firmando tu propia sentencia a la resaca del año (y esto no hay lasagna que lo cure).

3. Agua como si no hubiera un mañana: una buena solución para prevenir la resaca es ir intercalando durante la noche anterior el alcohol con agua, de esta forma estaremos hidratándonos y el alcohol no causará demasiados estragos en nuestro organismo. Deja a un lado la copa de vodka y prueba a sustituirla por un botellín de agua (vale, al menos durante un ratito). Al levantarte por la mañana, bebe agua, el café, por ejemplo, deshidrata e impedirá que te recuperes más rápido. Las bebidas isotónicas también son una buena idea.

4. Comer algo al levantarse: aunque tampoco esté demostrado científicamente, una alimentación liviana y sobre todo rica en potasio, te ayudará a paliar la resaca más rápidamente. Una buena idea de menú post excesos es un consomé (que nos ayudará a reponer sales) y una pieza de fruta, por ejemplo un plátano.

5. Descansa: Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, ha llegado el momento de darle a tu cuerpo una tregua y dejarle descansar. No hay nada mejor para la paliar la resaca que el descanso, por eso es bueno dormir y tratar de recuperar las horas de sueño perdidas durante las Navidades.