Música

Alejandro Sanz: «Soy parte de la marca España»

La rueda de prensa fue multitudinaria. Alejandro Sanz volvía a España, donde no tiene fijada su residencia habitual, pero sí tiene otras dos cosas importantes: el corazón y los impuestos. Lo dejó bien claro el madrileño, que, en honor a la verdad, no es que necesite de España para llegar a fin de mes, ya que a lo largo y ancho de toda América, incluido Estados Unidos, revienta estadios y pabellones de deportes. Más de 300.000 personas han ido a sus conciertos en el último periplo. Ahora, en Madrid, presenta su gira española, con 20 citas también en locales de gran aforo. Pronto empezaron las declaraciones de intenciones. «Soy parte de la marca España, quiera o no quiera. España va conmigo adonde voy. Me siento muy orgulloso de lo que soy y de que, cuando voy a cantar fuera, los titulares pongan: ''El cantante español''. Me produce orgullo, claro que sí», contestó sobre los méritos de un país que atraviesa dificultades, al contrario que su carrera.

Con su propio día

El cantante de Moratalaz presenta «La música no se toca» (Universal), su noveno álbum de estudio, que alcanzó el número uno en las listas de ventas de EE UU, México, Argentina, Colombia y España, donde ha conseguido un quíntuple disco de platino. Pero su popularidad fuera ha crecido tanto que se ha institucionalizado un «Día de Alejandro Sanz» en Los Ángeles. Se celebrará cada 20 de abril. «Es increíble que, en una ciudad con tantas estrellas, haya días para una más. Me provoca mucha alegría y, aunque me hubiera gustado que mi madre lo viera, para poder presumir, al menos espero que lo hagan mis hijos», señaló el cantante. El único lugar donde sus conciertos han sufrido cancelaciones ha sido Venezuela debido a las elecciones: «Que nos dejen actuar –pedía–. Sólo vamos a tocar canciones, lo prometo».

Sanz tiene su residencia habitual en Miami, aunque acaba de comprarse una casa en Madrid («me veréis más por aquí»), pero nunca ha dejado de tener su residencia legal (y por lo tanto, fiscal) en España. «Siempre ha sido así, nunca ha cambiado. Otra cosa es dónde decida pasar mi tiempo, por muchas cuestiones», afirma el cantante, preguntado por las declaraciones del ministro de Hacienda, que aludió a artistas españoles que no tributan en España. «Un día malo lo tiene cualquiera. Yo no quiero opinar sobre el señor Montoro porque tiene un trabajo difícil y yo lo respeto. Pero no me parecieron declaraciones muy justas ni muy acertadas. Él tendrá más datos, pero creo que detrás de las declaraciones hay otra cosa», señaló. También fue crítico con la subida del IVA cultural, que «no ayuda a nadie». «Hay mucha gente pasándolo mal, tratando de hacer su trabajo, y creo que esta medida no beneficia. Espero que sea transitoria», añadió.

Polémicas al margen, el encuentro del artista con 20 filas de butacas repletas de periodistas y algún tipo de «Sálvame» , dejó anécdotas como que el propio Sanz no recordase el día de su aniversario de boda, precisamente ayer: «Menos mal que me lo has recordado, me ahorras un problema gordo», agradeció. También hubo hueco para la nostalgia. El artista se acordó de sus primeras giras, en las que llegó a dar 120 conciertos en tres meses, más de uno diario, montado en «una furgoneta en la que los asientos eran rígidos y ni se inclinaban. Por eso, para mí cada gira es ahora un premio, y hacerla por España, más». También amigos célebres pueden sumarse a su caravana, como es el caso de Antonio Banderas: «Ya hemos cantado juntos a Lorca con Vicente Amigo y voy a pedirle que vuelva a hacerlo». Podría ser en el cierre de gira, en Marbella, durante el Starlite Festival (11 de agosto).

El músico rechazó la posibilidad de presentarse a «Eurovisión» con una elegante parábola: «Chaplin quedó tercero en un concurso de imitadores de Charlot. No me fío de los concursos». Incluso tuvo tiempo de postularse a jurado de «La Voz», un programa que, dijo, premia a los que cantan bien. Sobre los premios que él ansía, más bien pocos : «No me creo la suerte que tengo. En todo este tiempo he descubierto que la vida son momentos con los que quedarse». Sus momentos llegan este verano: Barcelona (29 y 30 de mayo), Bilbao (1 de junio), Murcia (7), Elche (8), Valencia (12), zaragoza (13), La Coruña (15), Sevilla (19), Granada (21) Málaga (22), Madrid (26 y 27), Valladolid (29), Palma de Mallorca (3 de julio), Córdoba (5), Cádiz (6), Almería (27), Peralada, en Gerona, (7 de agosto), Tarragona (8) y Marbella (11).