Actualidad

¿La siesta engorda?

Un descanso de 20 minutos puede ayudarnos a tener más ganas de realizar deporte posteriormente o de reincorporarnos al horario laboral.

Un descanso de 20 minutos puede ayudarnos a tener más ganas de realizar deporte posteriormente o de reincorporarnos al horario laboral.

Publicidad

La siesta no solo es una costumbre española. Alemanes, italianos e incluso ingleses también la practican. Echar una cabezadita es algo muy apetecible, sobre todo en verano. ¿Engorda o no practicar este breve descanso?

El aumento de peso está relacionado con la ingesta total de alimentos y el gasto calórico que hacemos a lo largo del día. Un descanso de 20 minutos puede ayudarnos a tener más ganas de realizar deporte posteriormente o de reincorporarnos al horario laboral.

Si el tiempo de siesta se alarga mucho pueden alterarse los ciclos del sueño y tendremos un sueño nocturno insuficiente, provocando que al día siguiente estemos más cansados.

Durante el sueño liberamos una hormona, la leptina, cuya función es transmitir sensación de saciedad. Si el descanso nocturno es insuficiente, los niveles de dicha hormona descenderán y aumentarán las ganas de comer durante el día, y entonces llegarán los kilos de más.

Publicidad