«La supervivencia del cáncer infantil ha aumentado un 50% en los últimos 20 años»

Dr. Luis Madero/ Jefe del servicio de Hemato-Oncología Infantil del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid
Dr. Luis Madero/ Jefe del servicio de Hemato-Oncología Infantil del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

Entrevista al Dr. Luis Madero, jefe del servicio de Hemato-Oncología Infantil del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

1-¿Cuáles son los requisitos claves de un servicio de hemato-oncología infantil?

Un servicio de hemato-oncología infantil debe contar en primer lugar con profesionales sanitarios con la máxima experiencia y dedicados en exclusiva a este tipo de pacientes. Además se necesita un Hospital de día Oncológico, una planta de hospitalización pediátrica y diferentes servicios que apoyen en tratamiento de estos enfermos en el hospital, como Cirugía Pediátrica, Neurocirugía y Traumatología Infantil. De otro lado, es imprescindible contar con unas enfermeras esencialmente dedicadas a cuidar a estos niños.

2-¿Cuál es la incidencia de los tumores en niños?

La incidencia de cáncer infantil hasta los 15 años es de 13 por cada 100.000 niños menores de 15 años. En nuestro país hay alrededor de 1.000 casos anuales. En la Comunidad de Madrid existen alrededor de 250 casos. En los últimos años no ha habido cambios epidemiológicos reseñables, la única variación ha sido un incremento en el número de tumores cerebrales detectados; este hecho se ha debido, no a un aumento de casos, sino a una detección mejor de estos casos gracias a las nuevas técnicas de imagen.

3-¿Cuáles son los tumores más prevalentes?

Los tumores más prevalentes son las leucemias. En concreto, la leucemia linfoblástica aguda es el cáncer más frecuente en niños. La segunda familia de tumores más habituales son los que afectan al Sistema Nervioso Central y el neuroblastoma y el tumor de Wilms. Estos dos últimos son tumores abdominales en el niño pequeño. Otras neoplasias más extrañas son los tumores óseos y los germinales.

4-En cuanto a las tasas de supervivencia, ¿cuáles son?

En nuestro país, el cáncer infantil se cura en global, alrededor del 78 por ciento independientemente del diagnóstico histológico y del estadio. Este dato procede del Registro de Tumores Infantiles de la Universidad de Valencia. La supervivencia de estos pacientes ha aumentado un 50 por ciento en los últimos 20 años.

5- ¿Qué tipos de tratamiento se emplean con más frecuencia y cuáles son menos habituales?

La cirugía y la quimioterapia son las más utilizadas. La quimioterapia se puede aplicar en diferentes momentos del tratamiento. Si se programa antes de la cirugía, se denomina neoadyuvante. La quimioterapia también puede acompañar el tratamiento quirúrgico o quimioterápico. Si se programa después de la cirugía o la radioterapia se denomina adyuvante. La radioterapia se realiza en un número mucho menor de pacientes debido a la morbilidad asociada de este tratamiento en los niños. Otros tratamientos que se utilizan en niños son los trasplantes hematopoyéticos y los tratamientos dirigidos a dianas moleculares.

6- Los estudios de fármacos en niños son menos frecuentes, ¿por qué?

Durante años han sido menos frecuentes por motivos de seguridad y también comerciales; ahora afortunadamente las cosas están cambiando. Desde hace 15 años se valora que los nuevos medicamentos también se testen en niños, por lo que cada vez son más frecuentes los estudios de fármacos en la investigación clínica pediátrica.

7Si los padres lo desean, ¿cómo podrían incluir a su hijo en un ensayo clínico?

Siempre que se cumplan los criterios de inclusión, los pacientes pueden ser incluidos en ensayos clínicos. Deben contactar con el médico responsable del ensayo clínico para solicitar la inclusión.

8-¿Cómo se detecta un tumor en un niño?

Muchos de los síntomas de los tumores infantiles son muy inespecíficos y pueden confundirse con otras patologías: adenopatías, fiebre, dolor de crecimiento... son síntomas que pueden corresponder a variedad de afecciones. El pediatra es el que debe sospechar de la posible presencia de la enfermedad gracias a su formación y experiencia. El primer paso para detectar una enfermedad es pensar en ella.

9-¿Qué deben tener en cuenta los niños supervivientes a un tumor?

Los niños que han superado un tumor pueden hacer una vida totalmente normal. Deben seguir con su formación y su vida familiar. Sin embargo, no deben olvidar seguir su pauta de revisiones por si existiera algún tipo de secuelas. En cualquier caso, se trata de niños normales.

10-¿Qué posibilidades hay de sufrir un tumor en la edad adulta cuando se ha sufrido en la niñez o juventud?

Uno de los problemas que se está viendo en el momento actual, es lo que se denomina segundas neoplasias. Son pacientes que desarrollan un primer cáncer en la edad pediátrica y luego desarrollan otro en la edad adulta. Esta es la razón por la que es importante que estén pendientes de cualquier alteración que no sea habitual por el posible riesgo de la aparición de un segundo tumor.