Nuevo método de diagnóstico de la estenosis aórtica en personas mayores

La alteración cardiaca afecta a un 30% de la población de más de 65 años. Una compleja combinación de ultrasonidos, cateterismos y gases respiratorios son claves en su estudio

La alteración cardiaca afecta a un 30% de la población de más de 65 años. Una compleja combinación de ultrasonidos, cateterismos y gases respiratorios son claves en su estudio

Un grupo de investigadores del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid ha desarrollado un nuevo método para el diagnóstico de precisión de la estenosis aórtica, una de las patologías valvulares que se da con mayor frecuencia entre los ancianos y que se ha convertido en una de las epidemias de nuestro tiempo. Gracias a la misma, se ha podido distinguir los pacientes que requieren de una sustitución valvular con cirugía o catéter de aquellos en los que los síntomas no obedecen a alteraciones de la válvula. Esta investigación ha sido premiada por el «American College of Cardiology» de Estados Unidos.

La importancia del diseño de este método diagnóstico reside en la elevada prevalencia de esta patología valvular, ya que casi un tercio de los mayores de 65 años presenta una afectación degenerativa de la válvula aórtica y hasta un 3% de la población mayor de 75 años padece una estenosis aórtica grave. Esta enfermedad se produce por la calcificación de la válvula aórtica, lo que dificulta su apertura y la salida de la sangre del corazón.

Para poner una solución precisa a este problema los investigadores del hospital madrileño han desarrollado una línea de trabajo dedicada a estudiar un grupo de pacientes con estenosis aórtica en los que las tecnologías habituales no sirven para determinar su severidad y tomar decisiones. Para ello, los cardiólogos han diseñado estudios muy sofisticados que combinan ultrasonidos, cateterismo y medición de los gases respiratorios.

La combinación de estas herramientas, se ha podido distinguir los pacientes que tienen verdaderamente estrecha la válvula aórtica y requieren, por tanto, una intervención de sustitución valvular mediante cirugía o catéter, de aquellos enfermos en los que los síntomas no obedecen a problemas de la válvula sino a otras alteraciones asociadas y, por eso, no se benefician de la intervención.

Investigación con premio

La reunión anual del «American College of Cardiology», en Estados Unidos, que es uno de los congresos más importantes del mundo en el área cardiovascular, ha considerado el trabajo del Marañón como un importante avance en el diagnóstico de pacientes ancianos con estenosis aórtica. El Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, dirigido por el profesor Francisco Fernández-Avilés, tiene dentro de sus prioridades la formación y promoción de investigadores jóvenes, además de una decidida apuesta por la investigación traslacional. Es importante señalar, que este trabajo es de una joven investigadora, Candelas Pérez del Villar, primera autora de este trabajo, bajo la tutoría del cardiólogo Javier Bermejo. Esta publicación fue realizada gracias a un proyecto de investigación financiado por el CiberCV (Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares) y el Instituto de Salud Carlos III y liderado por la doctora Raquel Yotti, también del Hospital Gregorio Marañón.