Sangre en el semen: cuándo debemos preocuparnos

El urólogo Fernando Gómez Sancha explica qué es la hematoespermia en 15 datos

Si el problema persiste, se deberá proceder a una buena exploración física acompañada de pruebas de laboratorio
Si el problema persiste, se deberá proceder a una buena exploración física acompañada de pruebas de laboratorio

La hemospermia, o sangre en semen, se detecta por un color que varía del rojo brillante al tonó café o ya, finalmente, marrón.

La sangre en el semen es uno de los síntomas urológicos que más asusta a un paciente, sobre todo si es joven y se trata de su primer episodio, pero realmente “es como sangrar por la nariz”. Con esta expresión, el director del Instituto de Urología Avanzada de Clínica Cemtro, Fernando Gómez Sancha, quiere decir que no debemos preocuparnos en la mayoría de los casos.

Hasta llegar a ese diagnóstico final que nos permita descartar una enfermedad grave, recorremos los siguientes 15 pasos de la mano de Fernando Gómez Sancha:

1- La hemospermia, como también se denomina, se detecta por un color que varía del rojo brillante al tonó café o ya, finalmente, marrón. Es la presencia de sangre en el eyaculado y su tono dependerá de la cantidad de la misma.

2- No debemos alarmarnos ante un primer episodio de sangrado ni acudir a urgencias, si no esperar a la consulta urológica y comentarlo con el doctor con total tranquilidad. No es preocupante en la mayoría de los casos.

3- Es posible que no vuelva ocurrirnos. Puede darse como un episodio único. Normalmente su condición es autolimitada y benigna. También, en el otro extremo, es susceptible de convertirse en un síntoma crónico.

4- Suele afectar más a pacientes jóvenes sexualmente activos. Eyacular con mucha frecuencia puede ser un motivo de sangrado.

5- La abstinencia sexual puede favorecer también la aparición de hematospermia.

6- Los pacientes que nacen con un solo riñón son propensos a sangrar cuando eyaculan, lo que se asocia a menudo con quistes en las vesículas seminales.

7- Cuando el factor desencadenante es externo, es muy común que se trate de un traumatismo, una prueba médica como la biopsia de próstata o la toma de algún medicamento anticoagulante. Las infecciones bacterianas también son “culpables”.

8- Si lo asociamos a enfermedades, presentar sangre en el semen se relaciona con hipertensión arterial, crecimiento prostático benigno, tuberculosis genital o cáncer de próstata.

9- Lo más habitual, en pacientes de más de 60 años, es su vinculación con la hiperplasia benigna de próstata, un crecimiento no canceroso de la glándula de este órgano.

10- Si el problema persiste, se deberá proceder a una buena exploración física acompañada de pruebas de laboratorio como cultivos, pruebas de coagulación, test de la tuberculina, análisis de semen, PSA, citología urinaria.

11- También pruebas de diagnóstico por imagen como la como ecografía transrectal de la próstata (se visualiza la causa en el 95% de los casos, como quistes o calcificaciones de la vía seminal) o la más actual resonancia magnética de próstata, cuando la ecografía no ayuda

12- Si no se encuentra una causa tratable específica se puede llevar a cabo un tratamiento empírico con antibióticos (doxiciclina o una quinolona) y ,si no, se utilizan unos fármacos que se llaman inhibidores de la 5 alfa redutasa, que habitualmente lo resuelven.

13- Debemos preocuparnos cuando la hemospermia se presenta de forma recurrente en pacientes fumadores de más de cincuenta años. En este caso se puede asociar con el cáncer de próstata y vejiga.

14- Se debe realizar entonces una biopsia de próstata y a veces también una cistoscopia para descartar un cáncer vesical.

15- Por último, desde el ICUA se insiste en el sangrado en el semen es benigno en la mayoría de los casos ysiempre debe estudiarse la causa pero con calma. Generalmente es un síntoma autolimitado y no es grave.