Barcelona y olé

Director: Alberto Aranda. Guión: Belén Carmona. Intérpretes: Ingrid Rubio, Carmen Machi, Marc Clotet. España, 2013. Duración: 84 min. Tragicomedia.

La sombra de Almodóvar es alargada, mayormente en el terreno de la comedia española y aunque «Los amantes pasajeros» haya resultado un petardo importante. El penúltimo ejemplo lo tenemos ya encima, este debut con evidentes guiños, influencias o una obsesión especial por el manchego que se reflejan en el personaje de la anciana viuda más aliviada que llorosa, los envenenados comentarios de unas vecinas metomentodo y hasta la propia protagonista, salpicada por el espíritu y el escote de Raimunda. A la historia de dos amigas condenadas a padecer la misma historia que arranca con las maneras de una ligera «road movie» costumbrista entre marujas y acaba siendo la tragedia, empero esperanzadora, que siempre barruntaron, sufre en ocasiones por ese cambio de tono ciertamente complicado. Lo que rechina más si cabe por culpa de varios tópicos que salpican el guión de una película, con todo, voluntariosa y tan dramática y, a un tiempo, tan festivalera como el flamenco o la vida misma.