Muerte y fanatismo

El “Rumiyah”, revista del Estado Islámico de este mes, publica una página en color del Puente de Westminster con los resultados del atentado cometido por Khalid Massoud. Le ponen como ejemplo de lo que se puede lograr con un coche alquilado y un cuchillo.

“Mientras los soldados del Califato continúan peleando contra las fuerzas infieles, echamos un vistazo a un número de operaciones”, entre la que incluyen la de Londres.

“El Estado islámico ha logrado ampliar el territorio del Califato. Para ello, aterrorizan, masacran y humillan a los enemigos de Allah”.

“El soldado del Califato, Khalid Masood , realizó una operación en la ciudad de Londres, el corazón del territorio cruzado, en respuesta al llamado del Estado islámico contra los ciudadanos de las naciones involucradas en la coalición de cruzados”.

“Corrió (Massoud)sobre docenas de infieles en el Puente de Westminister, matando a tres (después murió una mujer que se tiró al Támesis) e hiriendo a más de 50, tras lo cual invadió el Parlamento donde apuñaló y mató a un miembro de la la policía británica de los cruzados que custodiaba el edificio. Lo consideramos así y Allah es Su juez”.