Actualidad

La cocina y los niños. Beneficios de que los niños cocinen.

Hasta hace poco nos parecía que los niños y la cocina eran incompatibles.

Publicidad

Porque se puedan quemar, porque se puedan cortar... y por descontado porque te lo dejan todo hecho un desastre, sucio y desordenado.

Llega una edad en la que los propios niños, bien por curiosidad o bien porque les gusta de verdad, te piden hacer alguna cosilla. Su desayuno, una tarta, un bizcocho... y entramos en el dilema. ¿le dejo? ¿me arriesgo? ¿cuándo debería empezar a fiarme de él y enseñarle a hacer algo?

Publicidad

Publicidad

El concurso de televisión Master Chef desde luego ha ayudado a que los niños sientan la cocina como un hobby, mucho más cercano que antes. Vemos niños de 8 años cocinando como adultos con experiencia y nuestros hijos quieren imitarles pero se nos pone el vello de punta sólo con imaginarlos con el delantal entre sartenes, sopletes y cuchillos.

La pereza de ponerlo todo patas arriba y las prisas no suelen ayudar, pero deberíamos intentar verlo como una actividad para realizar con niños divertida y muy beneficiosa para ellos. Sólo hay que elegir la receta adecuada a su edad e intentar disfrutar del momento.

La cocina en los niños tiene muchas ventajas como:

Publicidad

- potencia su autonomía y autoestima

- mejora su educación nutricional porque se familiarizan con los alimentos

- mejora su destreza manual

- estimula sus sentidos

- les motiva a recoger y limpiar

- les hace valorar más el esfuerzo realizado para obtener un resultado del que todos disfrutan

- crea un vínculo familiar ya que en cada familia las costumbres y formas de cocinar son diferentes

Como decíamos antes no hace falta elaborar recetas complicadas. Puedes obtener esos mismos beneficios dando una forma divertida a un sándwich, ayudándote con canapés fríos o mezclando los ingredientes de un bizcocho o unas galletas. Mis hijas disfrutan simplemente leyéndome la receta o los ingredientes que voy a necesitar y empanando los filetes de pollo.

De cualquier forma, y dado que está tan de moda, si no sabes por dónde empezar o cómo enseñarle, ahora hay multitud de talleres que ofrecen cursos de cocina para niños a los que pueden acudir con o sin ti. Es un buen regalo y una actividad divertida para ambos.

He leído que a partir de los 12 años ya se les puede enseñar a preparar carnes y pastas, recetas que requieren el uso de fuegos. Antes de eso, se recomiendan recetas frías o que incluyan el horno (gestionado por un adulto) como galletas, brownies o bizcochos.

¿Os animáis?