Actualidad

Colau y los militares

Me lo han pedido expresamente algunos amigos paisanos, es decir, no militares, pero tengo la duda de si merece la pena darles más publicidad. Su finalidad la ha conseguido, “la Colau” (con el mismo respeto de ella a los militares) ha logrado que todo el país, España, hable de ella y eso era lo que quería, pero como contrapartida también se habla de las oportunidades que los ejércitos ofrecen a nuestros jóvenes.

Publicidad

El efecto llamada, consecuencia de este incidente, ha colapsado el stand de las Fuerzas Armadas, ya habitualmente uno de los más visitados en anteriores ediciones de la Feria de la Enseñanza de Barcelona.

Su compinche “el Kichi”, alcalde de Cádiz, aprovechó la “festividad” (mi columna en el Diario de Cádiz del día 29 de febrero: “Nada que celebrar”) del 28 de febrero, Día de Andalucía, para sustituir la bandera nacional por la andaluza, con la excusa de dicha celebración. Quince días después sustituye la andaluza por el pendón de la ciudad (a 1.100 € por bandera) y amenaza con izar la arcoíris el día de las personas LGTB, la del Cádiz C.F. si sube a segunda y las que hagan falta, todas con un trato similar, incluida la nacional, como si todo fuera lo mismo. A la fábrica de banderas le ha salido un cliente inesperado y rico. Estos fabricantes de banderas son más eficientes y rápidos que los de la ropa de abrigo para los indigentes que, lamentablemente no llegó a tiempo.

Segundo intento, ya que hace algún tiempo, recién nombrado alcalde, quitó la bandera nacional con la excusa del peligro de ser dañada por el fuerte viento de levante. También tuvo su turno de “descanso” la bandera nacional del balcón del Ayuntamiento, siempre con el rechazo de la ciudadanía y los partidos de la oposición. Incluso se le ha sugerido implantar otro mástil, o dos más, o todos los que quiera, pero esa no es su idea.

Podríamos seguir y no acabar con ejemplos de los Ayuntamientos “progresistas” (ya esta explicado en otro artículo, en estas mismas páginas, su verdadero significado), ayudados por una clac adiestrada y fiel, que no dejan intervenir a la oposición, que llegan a invadir el espacio de los concejales e insultarles, siendo, además, estos concejales despojados del uso de la palabra o llamados al orden por “provocar” al público asistente. ¡ De traca !

Publicidad

No está muy clara la ideología de este grupo político, si es que tiene alguna que no sea el de ser “antisistema”. Lo mismo da ir contra el ejército, que contra la bandera nacional, el busto de Rey, la Iglesia (Católica, por supuesto. Las otras ni mentarlas), vitorear a terroristas, pactar con el independentismo, actrices porno, parientes y amigos en puestos de responsabilidad política, copleras obscenas y blasfemas y, en fin, un compendio de todos los despropósitos posibles. Nada racional o lógico para el común de los mortales.

Por eso llama más la atención que determinadas personas, con una buena formación y trayectoria profesional en muy diversos campos, como la judicatura o el ejercito, abracen la causa sin causa (aunque ya se han producido no pocas deserciones) o simplemente les hayan concedido su confianza en las elecciones.

Publicidad

La Colau no es la primera que organiza, ni será la última mientras le dejen, diversas y de distinto calado, pero lo que evidencia en todas ellas es una tremenda falta de educación.

Las Fuerzas Armadas no se alteran, faltaría más, por estos y otros intentos de desplazarlos o hacerlos invisibles. Están donde tienen que estar, sin retroceder ni un milímetro, manteniendo la compostura y respetando a quien se hace digno de su respeto, pero ignorando provocaciones del tipo de “la Colau”. Esa ¿Sra.? no sabe con quién se la está jugando. Bromas de esas ni una.