Actualidad

La voz más alta... la moral más baja

Por Víctor Núñez

Publicidad

Hoy por hoy no eres nadie si no ves series y, lo peor de todo, difícilmente podrás entablar muchas conversaciones en reuniones de familiares y amigos si no las ves. Así que, entre tantos juegos de tronos y casas de papel, procuro elegir las que tengan que ver con el periodismo. ¡Qué le voy a hacer, soy incorregible! Y es por este vicio por donde llegué a ‘La voz más alta’ (The loudest voice), una serie que retrata a Roger Alies, CEO y fundador de la cadena televisiva de noticias Fox News.

A este personaje da vida un inmenso (en todos los sentidos) Russell Crowe que se mete en la piel de un ser tan deleznable como poderoso. La serie, a través de sus siete capítulos, nos cuenta la historia del nacimiento del canal de noticias y cómo consigue alcanzar el número uno entre los informativos más vistos, arrebatando el cetro a la mismísima CNN. El éxito de la cadena no llegará gracias a un periodismo riguroso y unos recursos humanos de primer nivel. Más bien de la mano de un ejecutivo sin escrúpulos, Roger Alies, que no duda en manipular y utilizar el populismo más burdo para conseguir satisfacer a las masas más desavisadas.

Publicidad

Todo ello con la complicidad de un magnate de los medios que no tiene un pelo de tonto, Rupert Murdoch, interpretado por un excelente Simon McBurney, que no embrida a un desaforado Alies hasta que sus escándalos sexuales se hacen insoportables.

Publicidad

La historia del éxito empresarial y los trascendentes acontecimientos que lo acompañan (el 11-S, la victoria de Obama y el ascenso de Donald Trump son, también, el marco perfecto para una vida personal marcada por el abuso de poder, la manipulación y el acoso sexual. Roger Alies se presenta en la serie como un auténtico depredador sexual que no duda en acosar a presentadoras y directivas de la empresa a cambio de favores sexuales.

Esta faceta es uno de los aspectos más dramáticos y asfixiantes de la serie y donde se consigue transmitir con mucha fuerza la inmoralidad del personaje y, lo que es más importante, el drama que viven sus víctimas. Es en este apartado donde juega también un papel muy inquietante el personaje encarnado por una excelente Naomi Watts, como esposa de Alies.

En definitiva, una serie muy recomendable para entender el periodismo desde la perspectiva de la Estructura de la Comunicación y el sistema de medios y aproximarnos más a un mundo dominado por tiburones ‘finanfieros’ y el poder de las fake news.

Publicidad