Actualidad

Las asociaciones de estudiantes triunfan

Por Joaquín Danvila

Publicidad

En el entorno laboral actual, muchos profesionales apuestan por el networking como herramienta con la que reforzar el éxito profesional. Como suele decir la experta Nohelis Ruiz Arvelo, las relaciones de confianza son necesarias en el contexto personal y en el laboral, nos encontramos ante un mundo permanentemente conectado, un mundo en red y sin fronteras en el que cada día cuesta más destacar y darse a conocer.

Y es que aunque en numerosos medios de comunicación, series, películas y demás, se empeñan en enviarnos mensajes basados en el individualismo, en la importancia del crecimiento del ego y en el éxito personal a toda costa, la realidad actual es bien contraria.

Publicidad

Cualquier profesional con experiencia sabe que tan difícil es lograr objetivos actuando de manera individualista, como poco recomendable en el medio plazo, incluso egoístamente hablando, en este mundo conectado en red donde todo, o al menos mucho, se acaba sabiendo rápidamente.

Publicidad

De todo ello surgió en su día el éxito de las Redes Sociales, primero fueron sobre todo las redes profesionales como LinkedIn o Twitter y, más tarde, se añadieron al auge de las redes, las más personales como Facebook o Instagram, seguramente más capaces de generar esa confianza y de construir esas relaciones, precisamente por conectar de una manera más personal, ya que suele resultar más sencillo establecer relaciones de confianza con ‘personas’ que con perfiles sin más.

Pero los profesionales no han resultado ser los únicos que aprovechan los encuentros, foros, congresos, redes sociales o eventos de networking para actuar de manera colaborativa. Desde hace años, los estudiantes universitarios llevan realizándolo de manera excelente, sabiendo que “la unión hace la fuerza”.

Las Asociaciones estudiantiles reivindican su merecido papel protagonista en la sociedad actual, se pronuncian ante injusticias y proponen cambios, trabajan para lograr oportunidades profesionales, colaboraciones institucionales, apoyo para realizar unos estudios y tener una vida universitaria cada vez más práctica, cultivan la conexión con Escuelas de Negocios para lograr sus primeras prácticas o para recibir la orientación necesaria de cara a llevar a cabo un correcto enfoque de la carrera profesional, la realidad es que se consigue más si se actúa unido y los estudiantes lo están comprobando desde edades realmente tempranas.

Publicidad

Estas dos últimas semanas han tenido lugar los Congresos Nacionales anuales de Asociaciones de referencia en el mundo universitario, algunas de ellas con décadas de historia. Asociaciones como Aerelabo para los estudiantes de RRLL y RRHH, AEALCEE o ANECOE para los estudiantes de Economía y Empresa en general, o CONEDE para los estudiantes de Derecho.

Todos ellos han reunido a cientos de estudiantes de decenas de universidades para actuar de manera unida y tratar de resolver y mejorar las situaciones a las que se enfrentan los estudiantes en su día a día universitario y en su acceso a un puesto de trabajo tras o durante sus estudios.

Personalmente, tuve la oportunidad de seguir de cerca, e incluso impartir dos conferencias, en algunos de estos congresos, punto de encuentro y sin duda semilla de futuros líderes, foros repletos de grandes profesionales que serán nuestro futuro y que ya apuntan habilidades como el trabajo en equipo, las capacidades comunicativas o el empuje emprendedor e intraemprendedor tan necesario en el mundo empresarial actual.

Y es precisamente ahora, ante la abundancia en el ambiente de mensajes individualistas y de egoísmo social, cuando surgen este tipo de asociaciones con más fuerza y esperanza aún, estas asociaciones lideradas por representantes que trabajan buscando lo mejor para los alumnos a los que representan, un claro ejemplo de donde aprender, gente joven con ganas de actuar y de construir un futuro mejor.

Personas que serán sin duda buenos profesionales, que reúnen cada año a cientos de asistentes a las jornadas y Congresos, estudiante preocupados por mejorar y cambiar las cosas, sabiendo que, como suele decirse, si quieres caminar rápido, puedes ir solo, pero si quieres llegar lejos, es mejor hacerlo acompañado.