Casado “centra” su discurso, libertad educativa y respeto a las autonomías

El líder del PP ensalza la riqueza del valenciano, dice que compatibilizará su aprendizaje con el del inglés y rechaza el discurso de centralista de VOX

Casado visitó la falla Pizarro- Cirilo Amorós, una de las falleras de la comisión infantil le preguntó, al ver la nube de medios, si no le agobiaba tanta gente. Casado rió y admitió estar acostumbrado
Casado visitó la falla Pizarro- Cirilo Amorós, una de las falleras de la comisión infantil le preguntó, al ver la nube de medios, si no le agobiaba tanta gente. Casado rió y admitió estar acostumbrado

No pierde nunca la oportunidad de decirlo. «Soy medio valenciano», reivindica el presidente del PP, Pablo Casado- su mujer es ilicitana- siempre que pisa tierras valenciana. Presume de conocer de primera mano las tradiciones valencianas, de quererlas y también de entender la importancia del valenciano.

«Es una riqueza que veo en mis cuñados, suegros y mis sobrinos y que no debe ser una barrera de identidad para dividir a los valencianos y a los españoles». Se comprometió a poner en marcha un modelo educativo en el que castellano y valenciano funcionen como lengua vehicular y en el que el inglés se aprenda en los colegios a través de la implantación de un sistema que promueva el trilingüismo.

También aseguró que el PP garantizará la libertad de elección en la educación y que no se discriminará al profesorado por el hecho de no tener competencias en valenciano, «aunque una vez hayan obtenido su plaza tengan que aprenderlo».

Casado realizó estas declaraciones a los pies de la falla Pizarro-Cirilo Amorós, una comisión que también ha visitado estas fiestas el líder de VOX, Santiago Abascal.

Coincidencia o no, el popular combinó ayer sus mensajes más moderados en el ámbito autonómico con otros más duros en el contexto nacional.

Remarcó su defensa de las autonomías para marcar diferencias con VOX y las Diputaciones para distanciarse de Ciudadanos. Alabó las Fallas como una fiesta que todos los españoles sienten como suya y renovó su compromiso sobre la reforma de la financiación. «Llevamos la actual legislatura y la anterior apelando al PSOE para mejorarla» y recordó que fue el Gobierno de Rodríguez Zapatero quien aprobó este modelo «tremendamente lesivo para los intereses de los valencianos y cuyo presidente, Ximo Puig, votó a favor».

Reivindicó que solo el PP advirtió de que el sistema era «sectario» y que atacaba a la Comunitat Valenciana, Murcia, Baleares y Madrid porque eran regiones donde gobernaba el PP.

Respecto al último conflicto judicial que amenaza el trasvase Tajo- Segura, insistió en que el PP propuso un Pacto Nacional por el Agua que el PSOE no quiso empezar a negociar porque no ha logrado el acuerdo entre sus barones territoriales.