Casado convence a Abascal para que negocie a nivel autonómico

El líder popular y el de Vox desbloquearon la negociación en el Congreso. En paralelo, Espinosa de los Monteros condicionaba el pacto a la foto con Rivera y Monasterio lo daba por «muerto».

Abascal y Casado, en una imagen del archivo
Abascal y Casado, en una imagen del archivo

El líder popular y el de Vox desbloquearon la negociación en el Congreso. En paralelo, Espinosa de los Monteros condicionaba el pacto a la foto con Rivera y Monasterio lo daba por «muerto».

La dirección popular confía en que a Vox le bastará con una semana más de mantener la pose del bloqueo para facilitar la investidura de los gobiernos de Madrid y de Murcia, bajo la fórmula de la coalición de PP y Ciudadanos (Cs), y sin que haya cambios en los programas acordados ni tampoco en la decisión, impuesta por Cs, de que no haya representantes de Vox en las administraciones autonómicas.

Ayer volvió a ser otro día de cambio de posiciones en Vox. Mientras Cs intentaba maquillar su estrategia de hacer como que Vox no existe, pese a que sus votos sean imprescindibles para que puedan formar gobierno con el PP. Por la mañana, Pablo Casado se reunió con Santiago Abascal en el Congreso. Y en esa reunión algo se movió porque por la tarde la dirección popular se mostraba convencida de que la próxima semana saldrán adelante las investiduras bloqueadas, la de Murcia, donde hoy retoman las negociaciones a tres, con Ciudadanos sentado en la mesa. Y en Madrid, donde hoy se celebra un Pleno instrumental solo para poner en marcha el contador electoral. No fue suficiente que el líder regional de Cs, Ignacio Aguado, se reunieran con la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso, y con la representante de Vox, Rocío Monasterio. De momento.

La impresión es que en la reunión de Casado con Abascal, el primero consiguió convencer al segundo de que aceptase llevar de nuevo la negociación al ámbito autonómico. Después de que la jornada anterior había terminado con el órdago por parte de Vox de exigir una reunión a tres, pero al más alto nivel, con foto con Albert Rivera. Casado yAbascal no se hicieron foto. Y Abascal no consiguió ayer la entrevista con Rivera. Casado, no obstante, se mostró confiado por la tarde en que habrá investiduras. Y eso que al mismo tiempo que se filtraba que la entrevista en el Congreso había ido bien, y permitía avanzar en las negociaciones, desde Vox, Iván Espinosa de los Monteros sentenciaba en el patio del Congreso de los Diputados que si Rivera no se sentaba con ellos, no habría investiduras, ni ahora ni tampoco en septiembre. Y Monasterio, al mismo tiempo, advertia de que el acuerdo en Madrid estaba «muerto».

Horas más tarde, después de la reunión a tres en el ámbito autonómico, la dirigente madrileña de Vox se mostraba mucho más optimista, aunque mantuviese la postura de no apoyar en el Pleno de hoy la candidatura de Díaz Ayuso.

Por la mañana, Casado y Abascal, se reunieron con el fin de desatascar la situación de «bloqueo» de la constitución de los Gobiernos de la Comunidad de Madrid y de Murcia. Abascal anunció el lunes que liberaba su agenda e instaba tanto a líder del PP como al de Cs, Albert Rivera a una reunión. Solo Casado aceptó la propuesta y se reunió con el líder de Vox durante una hora y media. Al término del encuentro, ambos partidos, con un mensaje idéntico, informaban escuetamente de que sus dos presidentes habían estado reunidos, y se limitaron a constatar el final del encuentro y que «las negociaciones continúan», sin dar más detalles.

Abascal había anunciado que iba a esa reunión con «generosidad» y sin pedir sillones sino que su idea es que se respete la decisión de sus votantes. Insistió en negociar un acuerdo programático porque ya advirtió de que no van a dar su voto a Ciudadanos sin que estos se quieran reunir. Por ello, y ante la negativa de Rivera, entre sus propuestas ofrece al PP la posibilidad de un Gobierno popular en solitario en el que Ciudadanos tuviera que abstenerse. Mientras se estaba llevando a cabo el encuentro, la líder de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, indicaba que no iba a dar su apoyo a la candidata popular y «tenemos todo el verano para llegar a un acuerdo, en nuestra voluntad está llegar a acuerdos con la mano tendida y a día de hoy lo que pasa es que ni siquiera nos han mandado ese documento al que han llegado PP y Cs. Parece que no quieren nuestros votos» y afeaba que ese documento firmado por PP y Cs solo sirviese para repartir consejerías.