Las malas cosechas y la escasa producción energética desacelera la economía regional

El consejero Carlos Fernández Carriedo señala que aunque el Producto Interior Bruto sigue creciendo, lo hace a un menor ritmo, y hay síntomas evidentes de empeorar durante el último trimestre de este año

El consejero Carlos Fernández Carriedo presenta los datos económicos del último trimestre
El consejero Carlos Fernández Carriedo presenta los datos económicos del último trimestreLeticia Pérez (nombre del dueño)Ical

La economía de Castilla y León continúa creciendo, aunque lo hace a un ritmo menor y «preocupante». Así lo reflejan los últimos datos correspondientes al tercer trimestre del año, donde se ha producido un incremento del 2 por ciento de Producto Interior Bruto (PIB), lo que supone cuatro décimas menos que en el anterior, y que ha venido producido, según el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, por las malas conechas agrarias y la escasa producción energética, muy vinculada con la minería.

Una tendencia para el fin de año que puede empeorar, con una bajada de décimas en el último trimestre del año, aunque «no se esperan grandes variaciones respecto a las cifras actuales», indicó el consejero.

Durante estos tres meses analizados, el sector primario cayó en un 4 por ciento, debido al decrecimiento de la producción agrícola aunque con un comportamiento más favorable de la ganadera.

Respecto a la industria, creció un 0,8 por ciento, frente al descenso observado en el anterior del -0,3 por ciento, debido a la aceleración de las ramas manufactureras que crecieron un 2,9 por ciento, mientras que las ramas energéticas cayeron un -17,9 por ciento, debido a la mayor disminución del suministro de energía eléctrica.

Por su parte, el sector de la construcción se elevó un 2,7 por ciento, aunque con un menor dinamismo en la actividad tanto de edificación como de ingeniería civil, mientras que los servicios creció también, aunque a un menor ritmo, alcanzado el 2,5 por ciento. El empleo ha crecido levemente al incrementarse un 1,5 por ciento interanual.