Esfuerzo e imaginación para ganar los mercados del mundo

Fernández Mañueco apela a estos valores durante la inauguración de la ampliada planta de Cascajares en la localidad palentina Dueñas, que permitirá aumentar la plantilla un 10 por ciento

El presidente de la Junta inaugura la ampliación de la planta de Cascajares
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (2D),atiende alas explicaciones de uno de los fundadores de Cascajares, Alfonso Jimenez (C),en la inauguración de la ampliación de la planta de Cascajares
El presidente de la Junta inaugura la ampliación de la planta de Cascajares El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (2D),atiende alas explicaciones de uno de los fundadores de Cascajares, Alfonso Jimenez (C),en la inauguración de la ampliación de la planta de CascajaresBrágimo (nombre del dueño)Ical

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, inauguraba este martes en compañía de la presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, la ampliación de la fábrica de Cascajares, en la localidad palentina de Dueñas, que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros y permitirá aumentar un 10 por ciento la plantilla. El jefe del Ejecutivo regional ponía como ejemplo de esfuerzo e imaginación a esta empresa agroalimentaria «que no deja de crecer», y apelaba a estas virtudes para que nuestras empresas conquisten los mercados.

Asimismo, reafirmaba su apuesta por la agroindustria, al anunciar un fondo de 100 millones de euros para nuevas líneas de subvenciones específicas para este sector, con las que se prevén más inversiones y otras actuaciones como distribución, transformación, comercialización, promoción, formación o cooperativismo.

Además de este paquete de medidas para respaldar esta actividad, Fernández Mañueco recordó también el impulso de políticas de innovación y de financiación, como el plan de crecimiento y consolidación de pymes, dotado con 200 millones de euros; el fomento de la incorporación de jóvenes y mujeres al ámbito agrario y agroalimentario; y el desarrollo de un fiscalidad inteligente y moderada que favorezca el mundo rural, con la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que facilita la transferencia de empresas entre generaciones.

Durante su intervención, el presidente recordaba que la empresa Cascajares se creó en 1994 con 160.000 pesetas y hoy factura 15 millones de euros, y con un 75 por ciento de la producción destinada a la exportación. “Es un ejemplo para todos porque es una empresa admirada por los propios empresarios y por todos los que queremos hacer bien las cosas y, además, es una empresa arraigada a su tierra”, destacaba.

Asimismo, aseguraba que Cascajares ejemplifica la pujanza de la industria agroalimentaria, ya que representa el cinco por ciento del PIB de la Comunidad y da empleo a 37.000 personas, siendo la tercera más importante de España por volumen y la primera en productividad.

El presidente de la Junta inaugura la ampliación de la planta de Cascajares
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (2D); y la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, junto a los fundadores de Cascajares , Alfonso Jimenez (C) y Francisco Iglesias (I) en la inaugación de la ampliación de la planta de Cascajares
El presidente de la Junta inaugura la ampliación de la planta de Cascajares El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (2D); y la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, junto a los fundadores de Cascajares , Alfonso Jimenez (C) y Francisco Iglesias (I) en la inaugación de la ampliación de la planta de CascajaresBrágimo (nombre del dueño)Ical

Por su parte, el presidente de Cascajares, Alfonso Jiménez, afirmaba que este martes “es un día muy importante, ya que, son diez las veces que se ha tenido que ampliar la empresa en los 25 años de andadura". En este sentido, Jiménez agradecía el apoyo otorgado por todas las administraciones, así como la labor de los empleados a lo largo de todos estos años, e instaba a Fernández Mañueco a que “abandere" la agroalimentación en el mundo rural, al ser la gran solución con la aportación de empleo y valor”. “Es la gran oportunidad y la gran solución para los pueblos", finalizaba.

Nuevas instalaciones

La ampliación, con un coste de un millón de euros, se ha centrado en la construcción de una nueva planta donde se ha centralizado toda el proceso de empaquetado. Desde Cascajares aseguraron que con ella se pretende hacer frente al aumento de la demanda de las campañas navideñas y el mercado retail.

Además, en esta nueva nave se ha introducido una máquina de rayos X con la que se duplica el sistema de seguridad alimentaria. A mayores del detector de metales, esta máquina revisa de una forma doble el producto para evitar que otros elementos puedan ir alojados en el proceso final.