Castilla y León

Música en directo para aliviar el dolor de los hospitalizados

Tras la gran acogida a #UCISonora, la Escuela Municipal de Valladolid inicia #MonodosisMusicales este viernes en la Unidad de Oncología del Río Hortega

La música no cura enfermedades pero sí que hace la vida más bella, llevadera y amena a aquellas personas que padecen una dolencia, además de que mejora su estado de ánimo y resistencia al dolor.

Con esta premisa y con el objetivo de avanzar en la humanización de la asistencia sanitaria que reciben los enfermos y sus familiares en los hospitales, la Escuela Municipal de Música de Valladolid va a ampliar su exitoso y altruista programa #UCISonora que viene desarrollando desde octubre en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Río Hortega de la ciudad. En concreto, y en colaboración con la Asociación Española contra el Cáncer de Valladolid lo va a llevar a partir de este viernes y hasta junio a la Unidad de Oncología de este complejo asistencial vallisoletano, pero también al Hospital Clínico Universitario en breves fechas también.

#MonodosisMusicales es el nombre escogido para este programa que se realizará de forma conjunta con el de #UCISonora varios viernes por la mañana y sábados por la tarde de cada mes hasta el comienzo del verano.

«Queremos que las personas que se encuentran hospitalizadas y sus familiares además del personal se olviden durante un rato de sus problemas y de los dolores que padecen y escapen de la rutina. Y para ello la música es la mejor medicina», señala a LA RAZÓN Javier Alonso, director de la Escuela Municipal de Música de Valladolid, quien destaca los sentimientos encontrados en cada uno de estos micronciertos que dan. «Es algo muy enriquecedor y que nos reconforta en lo personal. Sobre todo cuando ves, como nos ha pasado, las caras de alegría de muchos pacientes que se encuentran en unas condiciones deplorables y que sacan fuerzas de donde no las tienen para aplaudir y tocar las palmas e incluso alguno se arranca a cantar», señala Alonso.

Cuenta el director de la Escuela que en las actuaciones siempre están dos profesores, pero que el objetivo para este año es que puedan ir entrando también algunos de los 1.600 alumnos con los que cuenta este centro, el más grande de estas características de Castilla y León y España. En este sentido, Alonso asegura que pretenden ser «algo más» que una Escuela de Música.

«Que se vea el trabajo musical que llevamos a cabo y enseñar a los alumnos es importante, pero también lo es que aprendan a ser solidarios», apunta el director, mientras destaca asimismo la implicación de los profesores. «Muchos de ellos -dice- están acostumbrados a tocar en grandes escenarios, pero están encantados con esta iniciativa y no cambiarían por nada poder seguir actuando en estos hospitales y con los enfermos y sus familiares como público».

En cuanto al repertorio, utilizan canciones que no sean muy ruidosas aunque de todos los estilos, pero siempre en función de la edad de los pacientes. «Tocamos sobre todo bandas sonoras y canciones populares, y en estos días pasados de Navidad también Villancicos», finaliza el director de la Escuela.